Detuvieron anoche al esposo y al hijastro

Coinciden las huellas de una tapa con la que la asesinaron



ROCA y CIPOLLETTI (AR y AC).- El esposo y el hijastro de la bioquímica asesinada en Cipolletti, Ana Zerdán, fueron detenidos anoche y la situación de ambos aparece como muy comprometida.

Ayer llegaron desde Buenos Aires los resultados del cotejo de huellas que se habían levantado de la tapa de la “mochila” del inodoro con que fue brutalmente golpeada la víctima en la cabeza.

Las huellas dactilares dieron positivo para Juan Carlos Aguirre -pareja de Zerdán- y para el hijo Juan Manuel Aguirre Taboada.

La detención fue ordenada ayer a última hora de la tarde por el juez Juan Torres, luego de que tuviera en su poder los resultados de las pericias.

Los dos detenidos fueron trasladados al cierre de esta edición a la alcaidía de Roca, y quedarían alojados en distintos pabellones ya que se están incomunicados.

Ana Zerdán fue brutalmente asesinada durante la noche del 18 de setiembre del ‘99 en su laboratorio.

La bioquímica fue encontrada atada de pies y manos y amordazada. Recibió brutales golpes en la cabeza y en el rostro, propinados con la tapa de la “mochila” del inodoro, de donde surgieron las huellas que incriminan a su esposo y a su hijastro. También presentaba signos de ahorcamiento.

La hipótesis de que el o los asesinos eran allegados a la víctima fue una de las que sonaron con más fuerza desde que empezó la investigación.

Los autores habrían ingresado al laboratorio en horas de la noche, ya que la puerta no estaba forzada, y no cerraba la idea de que a esa hora, Zerdán le hubiera permitido el ingreso a algún extraño.

La víctima tenía 60 años y era reconocida en la comunidad cipoleña, por su desempeño en el hospital y en trabajos comunitarios.

Mientras tanto, los trabajos continúan en el laboratorio donde ocurrió la tragedia.

Además de algunas huellas dactilares, una mancha de sangre habría aparecido en el lugar. Aún no se cotejó este rastro con el material que se encuentra en la causa.

Si esta mancha tuviera relación con el hecho, se podría presumir que la víctima se movilizó o bien que el victimario quedó herido en el forcejeo. Trascendió que este indicio habría sido localizado a unos metros de la antesala del baño, donde fue hallado el cadáver de la mujer.

Todos estos datos se están evaluando. Ayer, en tanto, se observó la presencia en el lugar del perito en Criminalística, Enrique Lacava, quien según trascendió, representará al Poder Judicial y actuará como perito oficial en estos nuevos procedimientos.

Las puertas del laboratorio donde apareció brutalmente asesinada la conocida bioquímica cipoleña seguirán abiertas por unos días más. Se supo que Lacava y el perito particular contratado por la querella, José Luis Fischer, continuarán con la tarea de levantamiento de huellas dactilares.

Justamente el hallazgo de alguno rastros de este tipo, más una mancha de sangre que habría aparecido en el piso, es lo que motivó la presencia del juez Juan Torres, el miércoles por la mañana.


Comentarios


Detuvieron anoche al esposo y al hijastro