“Devolver lo que les quitaron”



Una triste noticia anuncia otro movimiento de sindicalistas y gremialistas en distintas ciudades del país. Digo triste noticia debido a que sabemos muy bien a que políticos responden Hugo Yasky y Pablo Micheli en el afán de cumplir lo que les exigen los derrotados que desean volver al poder y a la eterna y abultada billetera que hoy no les rinde gratuitos beneficios. Si creen estos personajes que la sociedad sigue ausente y temerosa: ¡cómo se equivocan!

Sin embargo, me motiva escribir la presente un hecho vergonzoso y, a pesar de que los sindicalistas se mueven a base de firmas de convenios y “acuerdos” para legitimar lo mal habido, no deja de ser un acto aberrante e inconstitucional. Me refiero a Fatsa, Obra Social del Personal de la Sanidad Argentina (Ospsa) que, mediante convenio colectivo de conformidad a lo dispuesto en el Art. 9º de la ley 23551, les exige a los trabajadores (afiliados o no) la contribución de $ 556 por cada uno, la que será abonada en diez cuotas mensuales destinadas, entre otros fines, a “cubrir gastos ya realizados y a realizar para todos los beneficiarios al desarrollo de la acción social y la constitución de equipos sindicales y técnicos que posibiliten el desarrollo ‘solidario’ de beneficios convencionales, etc.”.

A los nombrados sindicalistas les digo: qué mal papel desempeñan en definitiva y no deja de ser un acto de vergüenza que los convierte en “mediocres” ciudadanos; por más que se bañen y se peinen para aparecer en los programas televisivos seguirán siendo mediocres. Uds. saben perfectamente que la sociedad no los quiere ni los empleados de la sanidad tucumana, a los que con artimañas les han quitado parte de su salario no teniendo en cuenta que son los más bajos del país y que muchos tienen familiares desocupados que no poseen la desfachatez de pedirles a Uds. la creación de cargos laborales en los hospitales, donde se nota la gran falta de personal que atienda la enorme afluencia de ciudadanos enfermos y económicamente desprotegidos. Devolverles a los empleados lo que les quitaron de su paupérrimo salario sería un acto de “decencia”. ¿No les parece, señores sindicalistas?

Alejandra Pérez Ortega

DNI 10.115.142

“A los nombrados sindicalistas les digo: qué mal papel desempeñan en definitiva y no deja de ser un acto de vergüenza”.

Alejandra Pérez Ortega

DNI 10.115.142

Tucumán

Datos

“A los nombrados sindicalistas les digo: qué mal papel desempeñan en definitiva y no deja de ser un acto de vergüenza”.

Comentarios


“Devolver lo que les quitaron”