Días de mucho trabajo para los bomberos maragatos

Recrudecen las quemas de pastizales. El sábado a la noche hubo un incendio importante en la zona de Laguna Grande.



SOCIEDAD

Un fin de semana muy ocupado tuvo el personal del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Patagones como consecuencia de una serie de urgencias a las que debieron asistir, entre ellas apagar un incendio que dejó cuantiosas pérdidas en una chacra ubicada en el vecino paraje Laguna Grande.

En este lugar, ubicado a cinco kilómetros del casco urbano, una vivienda resultó virtualmente sitiada por el fuego, Asimismo, se verificaron daños en la infraestructura principal de esa unidad productiva. Gran parte de la casa, que se encontraba deshabitada, quedó presa de las llamas, y si bien varias dotaciones pudieron mitigar las lenguas de fuego; también quedó poco y nada de un galpón y en un cerco en el que resultaron muertas las aves de corral.

El siniestro se registró en las últimas horas del sábado, y fue necesaria la presencia en el lugar de dos autobombas, y un camión de abastecimiento de agua; a fin de circunscribir las llamas y luego apagarlas totalmente. Los bomberos fueron ayudados por vecinos que evitaron la muerte de otros animales, quienes abrieron violentamente las tranqueras de otros corrales y permitieron la huida de un grupo de caballos.

El jefe del cuartel Jorge Macris explicó a “Río Negro” que la familia afectada no se encontraba en el lugar dado que había viajado a una fiesta a San Blas, y había dejado a un encargado como responsable del cuidado. Al parecer, cuando se inició el fuego, éste no se encontraba en la chacra.

Las últimas jornadas presentó más actividad para los bomberos porque debieron actuar ante otros llamados de alerta. Por caso, la quema de pastizales provocadas por vecinos en patios de viviendas que luego se salieron de cauce en la zona urbana, y dos focos ígneos más en el contiguo paraje de Cardenal Cagliero.

El vocero Macris puso de manifiesto la situación como preocupante con alerta máxima dado que existen casos premeditados como las quemas controladas que terminan, desbordándose en virtud de que los vecinos no informan de esa práctica. A raíz de este tipo de casos, mencionó que la actividad del cuartel se incrementó a seis y siete intervenciones diarias, y “pese a que se iniciaron campañas de concientización para evitar riesgos”.


Comentarios


Días de mucho trabajo para los bomberos maragatos