Días ideales para el avistaje de aves

Observarlas en su hábitat es una actividad que cada vez convoca a más aficionados en el Alto Valle.



Estos días del año representan una gran oportunidad para disfrutar de una actividad que cada vez suma más adeptos en la región: el avistaje de aves.

En el caso del Alto Valle, toda la zona cercana al río brinda una gran chance de verlas en acción y quedarse con un recuerdo de esos que valen la pena.

Entre las migratorias y las residentes, se suman una gran cantidad de especies.

Entre ellas, la garzas moras, blancas o brujas, teros reales, caranchos, jotes, patos maiceros y águilas moras, por mencionar algunas. También hay pájaros carpinteros, cachuditos, venteveos comunes y monjitas blancas, entre las de menor porte.

Hay que preparar la cámara, ponerse protector, llevar agua y ganas de caminar, sin olvidar el repelente, la gorra y si es posible también cargar los binoculares en la mochila.

Acercarse con calma y sin hacer demasiado ruido es una buena opción para contemplarlas en su hábitat.

Entre los olivillos y los sauces se pueden observar garcitas posadas sobre las ramas, macáes de pico grueso que se sumergen lento, halcones peregrinos y colorados que otean el panorama desde las bardas.

También gallaretas que carretean con estruendo, bandadas de cuervillos de cañada de pico curvo que vuelan en formación y cisnes de cuello negro, flamencos y gansos salvajes blancos que buscan alimento en el agua.

Maravillas de la naturaleza en primer plano, al alcance de un buen zoom en el Valle.

Prepará la cámara y andá a caminar por la orilla. Te espera un mundo apasionante que te va a despertar ganas de volver una y otra vez en busca de más fotos.

Datos

Prepará la cámara y andá a caminar por la orilla. Te espera un mundo apasionante que te va a despertar ganas de volver una y otra vez en busca de más fotos.

Comentarios


Días ideales para el avistaje de aves