Dicen que las materias de montaña eran exigentes

También se eliminaron las salidas en invierno y a lugares peligrosos.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El presidente de la Asociación Argentina de Guías de Montaña (AAGM), Nicolás de la Cruz, cuestionó severamente la exigencia que planteaban las materias de montaña en la carrera de Educación Física. Esos contenidos cambiaron luego de la trágica avalancha de setiembre de 2002, pero anteriormente llegaron a incluir caminatas de alta dificultad, incluso en invierno, y también adiestramiento de escalada en roca.

De la Cruz recordó que en el refugio Frey presenció años atrás un serio accidente en una práctica de la materia Andinismo I, en la cual resultó herido el profesor Eduardo López. Dijo que a su juicio, la formación de un docente de educación física, aún con orientación en montaña, no requiere un nivel tan alto en las materias específicas. “En ese tema desde la AAGM nunca estuvimos de acuerdo -aseguró De la Cruz- porque evidentemente estaban excedidas algunas cuestiones técnicas y en mi opinión es peligroso dar herramientas de más a quien no se va a desempeñar profesionalmente en esa actividad”.

De hecho, el secretario académico del CRUB, Pedro Temporetti, reconoció que luego del trágico episodio en el cerro Ventana, resolvieron “bajar los contenidos mínimos” de las materias de montaña y eliminar “las salidas de invierno y a lugares de mucho riesgo”.

La última jornada de testimonios en el juicio oral por el accidente de montaña que se cobró la vida de nueve estudiantes volvió a girar en torno a las condiciones de organización de la carrera.

Las preguntas de la defensa parecieron orientadas a ahondar en el concepto de la responsabilidad ampliada, de modo que el resultado trágico de la avalancha se podría relacionar no tanto a una impericia del docente Andrés Lamuniere como con las imprevisiones y la restricción presupuestaria de la propia universidad.

La docente Adriana Proulubne confirmó ante el tribunal que en los tres años que fue directora del departamento de Educación Física (entre 1998 y 2001) los responsables de las cátedras de montaña presentaron numerosas notas al Consejo Académico pidiendo la designación de más ayudantes para garantizar la seguridad en las salidas.

El reclamo se debía a que el número de alumnos crecía año a año. Temporetti reveló instantes después que justamente ése había sido el efecto buscado al crear la carrera de Educación Física en 1991, ya que el resto de la oferta académica del CRUB era de muy baja matrícula.

De la Cruz también objetó que en cierto momento “por gestión de algunos alumnos ante Parques Nacionales, con apoyo de la Universidad”, el organismo conservacionista comenzó a certificar a los egresados de la carrera como guías de cordillera y trekking. A su juicio, el otorgamiento de esa habilitación no tenía fundamento alguno y constituía “una distorsión muy seria”.

También evaluó la actuación de Lamuniere el día de la avalancha. “La apreciación del lugar y las condiciones de nieve son importantes, pero seguramente yo hubiera pasado muchas veces por ese lugar en distintas circunstancias, esquiando ni lo dudo”, sostuvo De la Cruz.

Dijo haber visitado el jueves el sitio donde se produjo la avalancha con el propósito de sustentar mejor su declaración.

“No había protocolos de seguridad”, dijo el decano

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Con la declaración del actual decano del Centro Regional Universitario Bariloche (CRUB), Horacio Planas; el testimonio de su antecesor en el cargo, Ernesto Cribelli; la declaración de quien fue presidente del jurado que en el año 1997 designó a Andrés Lamuniere como titular de la cátedra de caminatas de montaña Claudio Romero y con la ampliación de indagatoria del único imputado en la causa, el Tribunal Oral Federal completó a primera hora de la noche de ayer la toma de declaraciones en esta etapa final del juicio por la avalancha en la montaña.

Si el clima lo permite, sobre el mediodía de hoy, los jueces y posteriormente las partes, harán un sobrevuelo de la zona de la tragedia para luego pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo jueves a las 10, momento en que las partes comenzarán a alegar.

El decano del CRUB, Horacio Planas, recordó que cuando se comenzó a diagramar la carrera en el año 90 “renuncié a la secretaría académica que ocupaba en ese momento porque no me gustó la propuesta. Yo prefería implementar la carrera de guía de turismo”. Más tarde afirmó que esta carrera se creó “por demanda de los jóvenes de Bariloche” contraponiéndose a otros testimonios que habían sostenido que el primer objetivo era aumentar la matrícula de alumnos del CRUB.

Alguno de los párrafos mas significativos de su testimonio fue aquel en donde recordó que, en enero del 2003, recorrió la zona de la tragedia con el canadiense experto en avalanchas Mc Clung, autor de uno de los libros donde los peritos se apoyaron para realizar los estudios del accidente. “El me dijo que el sobrepeso no fue la causa de la avalancha”, sostuvo Planas.

Asimismo, el decano reconoció que “los protocolos de seguridad no existieron hasta después de la tragedia”. Sin embargo remarcó que, cuando se comenzó a contratar un seguro de vida para los alumnos en el año '98, “comenzamos a disciplinarnos y a tener un registro y control del riesgo.

Planas, quien es decano del CRUB desde el año '98, reconoció que “no teníamos recursos presupuestarios” para atender a los reclamos de los docentes (entre ellos Lamuniere) que pedían que fuera aumentado el número de ayudantes de cátedra, como primera medida de seguridad.

La última pregunta para el decano (única no formulada por la defensa) fue hecha por el presidente del tribunal, Norberto Ferrando. “Antes del hecho no había controles de seguridad. Todo quedaba en manos de los docentes”, contestó Planas.

Luego declaró Ernesto Cribelli, quien fuera decano del CRUB entre el 90 y el 98, actual titular de la cátedra de climatología e ideólogo y propulsor de la cuestionada carrera, originalmente denominada “Profesorado en Actividades Recreativas en Montaña”. Más tarde aportó su testimonio el biólogo Claudio Romero.

Cuando ya no quedaban más testigos, el imputado decidió ampliar su declaración indagatoria. Su testimonio sólo se refirió a cuestiones de organización de las salidas, que poco enriqueció su declaración inicial.


Comentarios


Dicen que las materias de montaña eran exigentes