Dictan sentencia por la presunta asociación ilícita

Los cuatro policías y los cinco revendedores de autos escucharán hoy la sentencia. El fiscal pidió penas de entre seis y tres años de prisión, mientras que los abogados la absolución.

ROCA (AC y AR).- ¿Existió una asociación ilícita que se dedicaba a cometer distintos delitos en el Alto Valle, con la compra-venta de autos?.Esta tarde los jueces de la Cámara Tercera darán a conocer su fallo.

En las últimas dos audiencias, los defensores de los cinco civiles y cuatro policías imputados, pidieron la “absolución” de sus clientes, mientras que el fiscal Eduardo Scilipotti solicitó condenas para todos como “autores” de la asociación ilícita.

Scilipotti pidió que, “por su calidad de policías”, se impongan penas de 5 años de prisión y 5 de inhabilitación para José Luis Torres, José Reyes, Mario Pérez y Carlos Brites; mientras que para los civiles requirió penas distintas: 6 años para Guillermo González Pino, 4 años para Sergio Dávila, Héctor Montecino y Miguel Fernández, y 3 años para Daniel Reyes, el único de los revendedores de autos que no tenía antecedentes.

Como los otros sí tienen condenas anteriores, pidió unificaciones de penas.

Scilipotti en su acusación explicó que no se puede hacer un análisis parcializado de los elementos que tiene esta causa sino que hay que concatenarlos. Además mencionó que cree que “esto es más extenso de lo que llegó a debate”.

En el transcurso del juicio el fiscal fue solicitando que se iniciaran otras causas en base al contenido de algunas testimoniales.

Entre los dichos que sorprendieron se destacó el de José Aburto, el propietario de una FM de Cipolletti, quien realizó rimbombantes declaraciones sobre el manejo de la droga en esa ciudad. A este hombre, que casi va preso por falso testimonio, Scilipotti pidió que se le inicie una causa Federal por sus dichos sobre el narcotráfico; además de una causa por presunto falso testimonio y otra por las amenazas que dijo haber recibido.

Aburto no fue el único testigo que se desdijo durante el debate. Hubo varios; incluso muchos que habían asegurado conocer de manera directa determinados datos, después aclararon que se trataba sólo de “comentarios que habían escuchado”. Sin embargo hubo otras personas que se mantuvieron firmes en sus declaraciones, incluso ante las repreguntas de los defensores.

Uno de ellos fue Alfredo Riffo Tapia, el único que involucró a los civiles imputados como parte de una misma banda.

El fiscal armó su acusación en base a dos casos testigo: Ulman y Clavijo. Explicó cómo en estos dos hechos de estafa iban apareciendo en escena los distintos imputados, a excepción de los policías Reyes y Pérez.

No obstante, los defensores criticaron con dureza al fiscal porque dijeron que “sólo con mucha voluntad” pudo armar una vinculación con los casos Ulman y Clavijo, “sin lograr comprobar la existencia de una asociación ilícita”. Durante los alegatos, los abogados coincidieron en criticar el origen de esta causa, apuntando que sirvió solo para “descomprimir” ante la falta de respuestas por el triple crimen.

La causa por presunta asociación ilícita se inició por una presentación del ex ministro Horacio Jouliá, quien argumentó que sólo conocía la información por “comentarios periodísticos”.

Por su supuesta “vinculación” con la muerte de las tres chicas, la investigación quedó en manos del mismo juez, Pablo Iribarren. Sin embargo nunca se halló una relación entre los dos casos.


Comentarios


Dictan sentencia por la presunta asociación ilícita