Didier fue héroe, Arjen villano



En la vereda de los vencedores emergió en la noche alemana Didier Drogba, el hombre encargado de hacer festejar al Chelsea. El marfileño clavó el cabezazo goleador, a dos minutos del final, que llevó al amarrete equipo inglés al alargue. Será una despedida con gloria pura la de San Drogba, el encargado de mandar a la red el último disparo en la definición por penales, y quien le dirá adiós al Chelsea después de muchos años. Y en la vereda de enfrente el villano: Arjen Robben. Había sido muy criticado. Los medios alemanes y varios hinchas le reclamaron que en las difíciles no aparecía. Ayer se topó con su peor pesadilla: los penales. En abril, el holandés tuvo una jugada bisagra. En el partido clave ante el Borussia Dortmund, por la punta de la Bundesliga, el bosnio Neven Subotic le atajó un penal. Al final, el Munich perdió 1 a 0 y dejó escapar el título. Ayer el 10 volvió a tomar coraje después de que Drogba volteara en el área a Ribery. Y erró, otra vez. Desde ya, sólo tendrá que esperar la lluvia de críticas.


Comentarios


Didier fue héroe, Arjen villano