Dieron el sí a la refinanciación de la deuda rionegrina

Sólo los diputados de la Alianza votaron afirmativamente.



VIEDMA (AV).- La Legislatura ratificó ayer la "letra chica" del convenio de refinanciación con la Nación sobre una porción de la deuda rionegrina, aunque sólo consiguió reunir los votos de la Alianza ya que la oposición se escudó en una férrea negativa. El rechazo se centró en la incertidumbre generada por los compromisos asumidos por la provincia, especialmente en relación a eventuales reducciones salariales en la Justicia y en municipios.

Durante tres horas continuas de debate en el recinto parlamentario flotó -por momentos- la duda sobre que si el acta servirá para que en su segundo mandato Verani encare un nuevo ajuste a la luz de las generalidades del texto complementario.

Junto con la inyección de 187 millones que recibirá este año para el pago de intereses de la deuda, el anexo establece que Río Negro deberá reducir -como contrapartida- funcionarios, eliminar el adicional de cargo crítico (ya concretado), disminuir la masa salarial del personal transitorio de la Legislatura, y mantener las podas de haberes, con extensión a todos los agentes públicos provinciales.

El oficialista Walter Azcárate defendió reiteradamente lo actuado por el gobernador Pablo Verani sosteniendo que si bien "no debemos tomarlo como una solución, nos posiciona bien frente a organismos multilaterales de crédito".

En cambio, la oposición brindó un panorama totalmente opuesto cuando a partir del peronista Eduardo Rosso lo tachó de inconstitucional interpretando que el artículo 181 de la Constitución Provincial obliga al gobernador a dar conocimiento previo del acuerdo.

"Acá está todo bien pero el poncho no aparece", denunció el titular del bloque del PJ en referencia a que no quedó registrada la tasa de interés de los créditos a devolver, en este marco, pese a que Azcárate hizo referencia al 11,5%. Puso bajo sospecha las auditorías que seguirán el cumplimiento del pacto, y a continuación advirtió que "no se sabe cómo impactará en los municipios, tomando cuerpo el fantasma de una nueva reducción salarial" lo que provocará más perjuicios al Estado con una "tracalada" de juicios.

Su par Silvia Jáñez buscó diferenciarse del planteo de inconstitucionalidad y atacó las contradicciones del convenio, por cuanto menciona un recorte salarial cuando está vigente un acuerdo con la Unter por una recomposición salarial.

Guillermo Grosvald del MPP lo calificó de un "pacto pampa" como los firmados en la conquista del desierto interpretando que la poda a los Poderes Judicial y Legislativo será del 15% contra el 1,7% del Ejecutivo y que se extenderá a los municipios, tras lo cual pidió pasar el expediente a comisión para revisarlo.

Por su parte, Eduardo Chironi del Frente Grande calificó de "irrespetuoso" haber mencionado sólo en el acuerdo al Legislativo como Poder "despilfarrador", y se negó a aprobarlo si antes no venían funcionarios del ministerio de Economía a formular modificaciones al programa de saneamiento fiscal.

Desde la Alianza no se hicieron esperar las réplicas. Luis Falcó le respondió a Rosso negando que se fueran a recortar los haberes judiciales porque a su criterio ese Poder tiene facultades para fijarlos, mientras tanto el jefe de la bancada, Fernando Chironi, hizo un giro de 180 grados en cuanto a la interpretación del artículo 181 porque "la representación legal de la provincia (en convenios) la tiene el Poder Ejecutivo".

Llegarán fondos frescos desde el lunes

VIEDMA (AV)- Con la ratificación legislativa, el gobierno de Río Negro espera recibir la próxima semana un desembolso de 25 millones, que permitirá pagar los haberes de febrero.

Anoche, el contador Pablo Verani adelantó que el ingreso de ese dinero se concretará desde el lunes mismo.

La Nación -a través del Fondo Fiduciario- prometió 187 millones en lugar de los 207 millones originales dado que le anticipó 20 millones en febrero pasado, estableciéndose como pauta que el déficit en el año no puede superar los 39,75 millones. En consecuencia exige un ahorro de gastos de un monto similar.

El denominado convenio complementario de asistencia financiera que suscribió Río Negro con la Nación prevé que los recursos entregados en préstamo serán destinados a asistir exclusivamente el Plan de Saneamiento de la Provincia entre el uno de enero y el 31 de diciembre de 2.000.

Los compromisos que contrae Río Negro dentro del acuerdo es que deberá adecuar el gasto provincial a la disponibilidad de recursos de recaudación propia y provenientes de regímenes legales de distribución federal de impuestos.

Deberá sancionar varias leyes que instrumenten el plan de saneamiento, de administración financiera, responsabilidad fiscal y de Presupuesto provincial para este ejercicio.

Asimismo, el Estado provincial debe comprometerse a reducir las transferencias de fondos a las empresas del Estado como Hiparsa y Sefepa, aumentar la recaudación tributaria para el 2000 en siete millones más y 15 millones en concepto de regalías.


Comentarios


Dieron el sí a la refinanciación de la deuda rionegrina