Difícil misión alrededor del globo



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La principal tarea de Mohamed El Baradei, nacido en Egipto hace 65 años, es controlar la generación de energía nuclear en el mundo. Esto lo llevó a inspeccionar las instalaciones iraquíes con capacidad de fabricar armas nucleares y asegurar en el 2003, ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que la AIEA había “desmantelado, eliminado o evacuado la mayoría de las fábricas para generar energía atómica”. Pese a ello, Irak fue invadido. Actualmente tiene una misión similar en Irán, cuyo resultado es incierto.

Casado y con dos hijos, es el director general de la AIEA, responsable mundial de la inspección de la actividad nuclear. Hace años que trabaja promoviendo el uso pacífico de la energía nuclear y varias veces visitó Argentina y también estuvo en Bariloche.

Por su tarea recibió el premio Nobel de la Paz en el 2005, en reconocimiento por los “esfuerzos por evitar que la energía nuclear se utilice con fines militares y garantizar que este tipo de energía con fines pacíficos se utilice de la manera más segura”.

Es licenciado en derecho internacional y un hombre sometido a importantes presiones, sobre todo de Estados Unidos. También tiene muchos enemigos. No en vano, hace pocos días, Israel pidió que lo despidan, por no avalar las teorías que pregonan que Irán construye un arsenal nuclear. Paralelamente el vicepresidente de los Estados Unidos también lo criticó, sosteniendo que este experto egipcio “no tiene buena información”.

En el 2003 El Baradei y Hans Blix, inspectores de la ONU en Irak, negaron que Saddam Hussein tuviera armas de destrucción masiva, lo cual irritó a George Bush, pues era su argumento para invadirlo, lo cual hizo de todas maneras. El régimen de Hussein fue derrotado pero las armas nucleares nunca aparecieron.

“Espero que no se repita lo de Irak. Todos aprendimos la lección y deseo con toda mi fuerza que lo de Irán se resuelva diplomáticamente”, aseguró ante la prensa argentina.

Afirmó que “usar la fuerza contra Teherán podría llevarlos a tener armas atómicas y usarlas, para defenderse”. Está convencido que la única forma de lograr resultados a largo plazo es mediante la negociación y la diplomacia.

“Usar la fuerza contra Irán no resolvería nada, al contrario, sólo acentuaría los problemas en una región de por si conflictiva, como es el Medio Oriente”, afirmó. Reconoce que no hay plenas garantías pero tampoco datos que indiquen que Irán busca armas nucleares. “Sí, necesitamos un protocolo adicional sobre sus nuevas instalaciones”, apuntó.


Comentarios


Difícil misión alrededor del globo