Dijeron que crecerían, pero los ríos bajaron

Se hace imposible anticipar caudales porque dependen de las hidroeléctricas.



CIPOLLETTI (AC).- A principios de la semana pasada la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) anunció que en cuestión de siete días los caudales de los ríos, aguas abajo de las presas, crecerían por un incremento de la generación hidroeléctrica. Pero al cabo de ese período, lejos de incrementarse, los niveles bajaron, lo que pone nuevamente en discusión el papel del organismo en el manejo de la cuenca.

El 20 de mayo las aguas del río Limay salían de Arroyito, la última de las presas de este curso, con 766 metros cúbicos por segundo. La AIC comunicó a la opinión pública que hacia finales del mes llegaría a 930.

A mediados de la semana, el caudal de este río creció, efectivamente, hasta marcas superiores a los 800 metros cúbicos por segundo, per el viernes la AIC informó que la marca promedio había descendido hasta los 500, una marca notoriamente inferior a la prevista.

Algo parecido ocurrió con el río Neuquén, cuyo compensador es El Chañar. Desde esta presa se dijo que las erogaciones pasarían de 219 metros cúbicos por segundo a 420.

Pero lo cierto es que el último registro informado por Cuencas el viernes señala que el río Neuquén bajaba con sólo 160 metros cúbicos por segundo.

Evidentemente, varió la programación del sistema eléctrico nacional las centrales hidroeléctricas del Comahue fueron despachadas en menor medida a la prevista a finales de la semana anterior.

Pero la AIC, que había anunciado el incremento de caudales, no informó de los cambios en las previsiones.

Ello le debe haber traído más de un dolor de cabeza a los que desarrollan actividades programando el nivel de los ríos, como los que tienen tomas de agua en las orillas.

El cierto que el organismo aclaró que el esquema queda “sujeto a modificaciones según las condiciones de oferta y demanda energética que en este momento presentan una sensible variabilidad”.

De todos modos, el sistema de difusión que tiene la AIC a través de los medios de comunicación posee la suficiente presencia como para que se pueda anunciar, en el día a día, cualquier modificación a las previsiones.

Mientras tanto, los entrantes a los embalses siguieron creciendo, pero sin llegar a compensar el déficit entre el aporte y la salida de agua del sistema, lo que hace descender los niveles de los embalses.

En el río Neuquén los entrantes pasaron, durante mayo, de 70 a 180 metros cúbicos por segundo; y en el Limay el crecimiento fue de 120 a 466.


Comentarios


Dijeron que crecerían, pero los ríos bajaron