Director del hospital niega las acusaciones



Carlos Ramos, director del hospital bonaerense “Enrique Erill” de Escobar, negó esta mañana que los médicos de ese centro de salud hayan dado por muerto a un bebé de cinco meses de gestación que nació por cesárea, como denunció la familia de la criatura. “No se le dijo que estaba muerto, se le dijo que el bebé estaba muy mal. De hecho está muy mal. Nació de 24 semanas y con 550 gramos, lo que hace que sea un bebé de altísimo riesgo”, explicó Ramos en declaraciones a la prensa. Además, aseguró que habló con la madre de Jesús y que ella le manifestó que “no vio que el bebé estuvo tirado, muerto y sin asistencia”, como denunció una de las tías del recién nacido, Marisa Pomer, quien esta mañana ratificó sus dichos al asegurar que “la partera me dijo en la cara que estaba muerto” y hasta “le dijo si quería ver el cuerpito (a la madre del bebé) y ella le dijo que no”. Fuente DyN


Comentarios


Director del hospital niega las acusaciones