Disminuye la transmisión del sida de madre a hijo

Río Negro lleva adelante un programa que ahora será expuesto en Salta

VIEDMA (AV)- Cambiar la mirada frente al embarazo y sumar al hombre a los controles, incluido el del HIV. De esta forma y con un gran compromiso de todos los sectores, especialmente los de salud, Río Negro logró en los últimos tres años bajar notablemente la transmisión vertical del virus del sida -de madre a hijo-. A tal punto ha sido el resultado que este año no se ha registrado ningún caso de este tipo. La experiencia será presentada en el Congreso Nacional de Sida que tendrá lugar entre el 25 y 29 de este mes en Salta.

El proyecto fue llevado adelante en forma conjunta entre los programas de Lucha contra el Sida y el de Salud Reproductiva, a cargo de María Sciulli y Gabriela Pierotti, respectivamente.

Los resultados grafican el compromiso y la concientización alcanzada, tanto en los sectores internos de Salud como de la comunidad. Las estadísticas provinciales, incluyendo sólo hospitales, registraron en 2004 sólo un test de HIV a la población embarazada que entonces totalizó 7.789. Al año siguiente fueron 8.278 las mujeres gestantes que se atendieron en los hospitales.

El trabajo con los agentes de salud y sobre los controles prenatales incrementó la práctica del test virus, incluyendo un segundo análisis en el tercer trimestre y uno al varón embarazado.

De esta manera en 2006 se practicaron 8.843 test; 10,320 en 2007 y 11.440 en 2008. Entre los practicados en 2006 el 3.6% correspondió al varón embarazado, mientras que al año siguiente ese porcentaje fue del 22% y del 25% en 2008, según los registros.

Congreso en Salta

En el encuentro de Salta, Río Negro compartirá esta experiencia única en el país de un trabajo conjunto realizado durante tres años entre los dos programas de Salud.

El proyecto incluyó capacitación, seguimiento, evaluaciones, monitoreo, supervisiones y compromiso de los equipos locales de salud, superando las metas fijadas no sólo en forma interna sino con todos los otros sectores que formaron parte de esta iniciativa.

«El trabajo consistió en modificar la mirada de los servicios de salud frente a una mujer embarazada, ante quien siempre hemos tendido a pensar en ella y su bebé, pero lo cierto es que la mujer se embaraza con el hombre, compartiendo un proyecto de descendencia», explicó Gabriela Pierotti al destacar que «logramos cambiar esa mirada e incluir al hombre embarazado puertas adentro de los servicios y además introducir medidas científicas del resguardo de la salud de la pareja embarazada para trabajar por la salud de la descendencia».

Respecto del resultado, María Sciull, sostuvo que se superaron las metas, destacando el esfuerzo y participación del personal de salud y de todos otros sectores. «Hubo compromiso y respuesta sino no hubiéramos avanzado», sostuvo al puntualizar que el año pasado ya no se registró ningún caso de transmisión vertical .


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora