Disminuyeron las muertes por accidentes en 2010

Son datos del Instituto de Seguridad Vial.

Archivo

Los muertos en accidentes de tránsito disminuyeron el año pasado a 26,36 cada 100.000 habitantes en todas las rutas argentinas, mientras que también decreció la cantidad de accidentes con al menos un herido grave, según datos del Instituto de Seguridad Vial (ISEV). El organismo precisó que este descenso se dio “pese al notable incremento del parque automotor incorporado el año pasado, cercano al medio millón de unidades”. El ISEV destacó a través de un comunicado que la tasa de mortalidad se ubicó en el 2010 en 26,36 cada 100.000 habitantes cuando en el 2007 alcanzaba los 28,52. En consecuencia “si en el 2009 estábamos como sociedad ubicados en una meseta muy alta considerando la enfermedad social de los siniestros viales en su totalidad, en el año 2010 hemos iniciado un camino descendente que no debemos desperdiciar”, sostuvo el ISEV. El organismo ubicó al aumento de controles sobre comportamientos de los automovilistas (alcohol, velocidad, inadecuado uso de celular) como la razón que permitió estabilizar y disminuir las consecuencias fatales de los siniestros viales. El informe parte de la noticia auspiciosa de que “durante el año 2010 la siniestralidad vial argentina no aumentó en relación a cantidad de siniestros graves (hechos con por lo menos un herido grave grado 3) del año 2009. Y esto a tasa absoluta, es decir, sin considerar el notable incremento de parque automotor incorporado (más de medio millón de unidades)”. Dicho de otra manera “la siniestralidad vial argentina, a tasa relativa, disminuyó”. Idéntica descripción y conclusión refleja la morbilidad vial grave (lesionados severos) respecto al 2009. “Sin la ampulosidad de la que gustan algunos políticos, podemos afirmar que, por primera vez, desde el 2005, la mortalidad consecuencia de los siniestros viales, disminuyó a tasa relativa, y lo que resulta más importante, en números absolutos”, se ratificó. Este organismo “no comunica las cifras en términos absolutos”, pero de todos modos mostraron la tasa mencionada más arriba. “En conclusión, a criterio del ISEV, si en el 2009 estábamos como sociedad ubicados en una meseta muy alta considerando la enfermedad social de los siniestros viales en su totalidad, en el 2010 hemos iniciado un camino descendente que no debemos desperdiciar”, se lee en el informe. Luces y sombras “Debemos incrementar y sistematizar las acciones sobre el uso de herramientas de seguridad pasiva, como cinturones y cascos, ya que son, sin lugar a dudas, aspectos donde más debe trabajarse, conforme lo recomienda la Organización Mundial de la Salud y la ONU”, sostuvieron. A pesar de que desde 2008 “se han destinado recursos económicos y materiales para enfrentar el problema, creando la Agencia Nacional, Agencias y Direcciones Provinciales específicas”, la siniestralidad vial grave “genera a nuestra sociedad una pérdida anual cercana a los 10.000 millones de dólares (casi el 2% del PBI)”. Si se tiene en cuenta esa cifra, “las asignaciones económicas y presupuestarias actuales (si bien por primera vez Argentina las tiene) son irrisorias”, determinaron en el instituto. Instaron a “seguir construyendo y sosteniendo una política de Estado en materia de seguridad vial” como compromiso ineludible de “nuestra sociedad, de sus administrados, y fundamentalmente, de sus administradores”, sostiene el documento.


Comentarios


Disminuyeron las muertes por accidentes en 2010