Disparos sobre Broadway



Imposible pero sucede: Godzilla corre sin control por entre los edificios de Manhattan, a su paso sólo queda destrucción y fuego. Pero no es el lagarto alimentado con radiación el verdadero culpable del caos sino los helicópteros de la armada de los Estados Unidos. “¡Ustedes están haciendo más daño que el maldito animal!”, grita el alcalde.

“Godzilla” es una de las tantas for-mas de ver Nueva York en el cine. Hay muchas más. Veamos.

“El Papa de Greenwich Village” es para muchos la mejor película de Mickey Rourke. Puede ser. El filme, además de constituir una joyita de la cinematografía norteamericana, retrata fachadas y claroscuros típicos del barrio donde convergen el jazz, la bohemia y la mafia.

Buena parte de la filmografía de Woody Allen transcurre en las calles de Nueva York, quien también despunta el vicio de la música cada lunes en sesiones de jazz. “Manhattan” y “Disparos sobre Broadway”, son dos de sus películas más representativas en este sentido.

Brian De Palma no supo encontrar el espacio visual apropiado para una novela impresionante como “La hoguera de las vanidades” de Tom Wolfe, en su película del mismo nombre. Aun así, algo de la idea original quedó en el celuloide. Sobrevivieron imágenes del subterráneo y los carísimos pisos de Manhattan.

Tal vez muy pocos conozcan tanto de Brooklyn como Paul Auster, el filme que co-dirigió y escribió, “Cigarros”, es literalmente una colección de postales de una pequeña parte del distrito.

Hay otras miradas en “Algo para recordar”, “Mi pobre angelito II”, “King Kong”, “Los puentes de Madison” y “El rescate”. (C. A.)


Comentarios


Disparos sobre Broadway