Diversificar, pero no tanto



JORGE VERGARA

jvergara@rionegro.com.ar

"Diversificar" sería la palabra justa para definir el abanico que abre cada convocatoria festivalera. Un poco por necesidad y otro poco para atraer más público, lo concreto es que los festivales dejaron de ser exclusivos para un género y suman espectáculos que también implican sumar gente.

Ni bien ni mal, me parece que en todo caso pierden la esencia de festivales "de...", para convertirse en una especie de convocatoria múltiple, dividida por día para no mezclar el público.

El que gusta del folclore seguirá gustando del folclore, como el que gusta del rock y el que se siente bien con el tango. Pero si es un seguidor del folclore, es posible que la noche de otro género no lo cuente entre su público.

Sirve para sumar gente, para vender entradas, para diversificar el público, para sumar atractivos, no para que el público se mezcle. Lo vimos en la última edición de la Manzana, que el público pocas veces se mezcla y si lo hace no es precisamente por los espectáculos del escenario. El Chaqueño Palavecino tiene seguidores que no son los mismos que Cristian Castro, ni los mismos que Banda Registrada. Ni lo serán, cada uno irá a ver lo que le gusta, aunque el balance final de la fiesta muestre que en realidad se organizó pensando en todos.

Claro, esa noche de todos sólo se logra con consagrados que superan los límites de un género y se convierten en ídolos, por ejemplo Mercedes Sosa.

Desde el 20 de julio próximo se hará en Catamarca la Fiesta Nacional del Poncho, una de las expresiones más fieles del folclore, aunque también esta vez presenta la variante de abrir el juego a otros géneros musicales, que seguramente harán que el publico se diversifique.

La cartelera preliminar muestra por ejemplo que el festival se pondrá en marcha con Jorge Rojas, y al día siguiente habrá un espectáculo de tango que tendrá entre sus invitados a Cecilia Milone y Juan Darthés.

El lunes 23 de julio, Lito Vitale, con Marcela Morelo y Sandra Mihanovich, realizarán un homenaje a las "Mujeres Argentinas" de Ariel Ramírez, espectáculo que alguna vez supo hacer Mercedes Sosa.

El martes 24 subirá al escenario de la fiesta el Chaqueño Palavecino, y el jueves 26 habrá una "noche del recuerdo", con Daniel Altamirano, el Chango Nieto y Carlos Torres Vilas. El cierre, previsto para el sábado 28, tendrá como artista principal a León Gieco.

Los organizadores manejan varios nombres para la "yapa" , entre ellos el de Vicentico, con lo cual el cierre de uno de los festivales más folclóricos del país será con un exponente de otro género.

Por eso no me parece ni bien ni mal la estrategia, en todo caso es un intento de garantizar ingresos, de sumar gente, de ofrecer a los que no gustan del folclore, una opción para asistir a fiestas que tienen mucho para mostrar.

No sectorizar es la clave, aunque de todos modos, al plantear cartelera diferenciada en cada día, se está sectorizando, porque no se mezclan los géneros para no incomodar los gustos de cada uno.

Creo que como estrategia es válido y tal vez también sirva para no encasillar demasiado a la gente con un estilo, aunque probablemente un festival como el del Poncho no tenga mucho que ver con la música que hace Vicentico. Sí, en cambio, para fiestas como las de la Manzana, con más amplitud musical, resulta mucho más viable esta mezcla de exponentes.


Comentarios


Diversificar, pero no tanto