Divisiones entre norte y sur

Dirección: Mimmo Calopresti. Intérpretes: Silvio Orlando, Michele Raso, Fabrizia Sacchi, Paolo Cirio, Mimmo Calopresti, Andrea Occhipinti y Enrica Rosso. Guión: Mimmo Calopresti y Francesco Bruni, sobre historia de Francesco Bruni y Heidrun Schleef. Estreno: Village Cines Neuquén, a las 13.50; 17.40; 21.30; 23.30.



NEUQUEN (AN).- La propuesta de Village Cines para hoy, a las 13.50; 17.40; 21.30; 23.30, es el filme del italiano Mimmo Calopresti, “Prefiero el rumor del mar”.

La división geográfica y simbólica entre el norte y el sur de Italia es un tema que han tratado numerosos filmes italianos a lo largo de la historia. El norte relacionado siempre con la cultura burguesa tradicional y con el progreso económico y social. El sur signado por los trabajadores pobres, los grupos marginales y mafiosos. Cada uno de estos polos guarda en sí todo un contexto cultural que los determina, según se advierta el avance o el estancamiento de los diferentes modos de vida.

Con “Prefiero el rumor del mar” se vuelve a plantear -según el comentario de Adrián Veaute para “Otro Campo.com”- esta relación dicotómica, pero desde una mirada poética, que intenta sortear o superar esa división cultural tajante entre regiones opuestas de un país. Muestra, al mismo tiempo, la falsedad que producen los estereotipos de las relaciones sociales.

Este es el tercer largometraje del poco conocido director y actor italiano Mimmo Calopresti, quien dirigió anteriormente “La seconda volta” y “La parola amore esiste” en 1996 y 1998, respectivamente.

Luigi, un próspero hombre de negocios, culto y formal, vive en Turín con su hijo Matteo, un adolescente rebelde que posee dotes de artista y ama la música punk. Con motivo de un viaje a su ciudad natal en el sur de Italia, Luigi se entera de la soledad en la que ha quedado Rosario, un quinceañero hijo de un pariente lejano, luego del asesinato de su madre y mientras su padre continúa en prisión. Luigi, enterado de la situación, convence al joven de llevarlo al norte e instalarlo en un centro para adolescentes dirigido por un sacerdote amigo, dado el entusiasmo que demuestra por trabajar y seguir estudiando. Al mismo tiempo, piensa que puede ser beneficioso el encuentro amistoso entre éste y su hijo rebelde, sobre todo para motivar en el segundo el esfuerzo y las ganas de progreso del primero.


Comentarios


Divisiones entre norte y sur