Doce años por absurdo crimen de una mujer



Allen

ALLEN / ROCA.- La Justicia impuso ayer 12 años de prisión a un joven que mató a una vecina del barrio Vidriera, en Allen, mientras perseguía a tiros a otro sujeto. La mujer estaba en la vereda cuando una de las balas le ingresó en el abdomen y le causó la muerte en pocos minutos. La Cámara Criminal Segunda de Roca dictó su sentencia contra Sergio Nicolás Ascencio (19) quien se encuentra detenido en el Penal 2. Según el voto rector de la jueza María Evelina García Balduini, pese a que la víctima no fue la persona a la que verdaderamente iban dirigidas las balas, se trató de un homicidio sin atenuante alguno. Lo mismo había sostenido la fiscal de Cámara Laura Pérez en su alegato final. La víctima del trágico episodio fue Marta Aidée Uhatemendia. Era la madre del joven al cual iba a visitar Hugo Victoriano Maza, el destinatario de las balas. Fue alcanzada por uno de los varios tiros que, desde su bicicleta, realizó Ascencio. Todo ocurrió el 7 de noviembre de 2011, poco antes de las 21, en el barrio Vidriera, un sector en el que los propios testigos de la causa afirmaron que es “habitual” escuchar disparos. Según la imputación, “Ascencio, quien portaba ilegalmente un arma de fuego, perseguía a Maza por la orilla del canal de riego. Al llegar frente al inmueble ubicado en el Lote 1, Manzana D, efectuó varios disparos con intención de darle muerte a Maza; pero cuando éste se agacha para cubrirse, uno de los disparos impacta en el cuerpo de su moradora”. Maza se encuentra detenido en el mismo penal que Ascencio por otro hecho. Al declarar en el juicio confirmó que los tiros iban dirigidos hacia él pero dijo que no pudo reconocer al agresor. Sin embargo, una media docena de testigos lo identificó y luego el “dermonitrotest” le dio resultado positivo. Según el fallo, durante la investigación el imputado reconoció que “quería tirarle a Maza para asustarlo”, porque días antes habían peleado por una bicicleta. El defensor Guillermo Oviedo pidió sólo 4 años de prisión alegando que no fue un homicidio doloso sino una conjunción: abuso de armas contra Maza y homicidio culposo (accidental) del que fue víctima la mujer. Sin embargo, sus argumentos no hallaron eco en el Tribunal, que le impuso una pena cercana a la mínima legal prevista para el delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. (Redacción central)


Comentarios


Doce años por absurdo crimen de una mujer