Dólar, petróleo, salarios y deuda en la mira del 2015

Los presupuestos de ambas provincias se verán tensionados ante un año electoral complejo, signado por serios problemas macro en el modelo nacional.



#

PROYECCIONES PARA RÍO NEGRO Y NEUQUÉN

Las cuentas fiscales de Río Negro y Neuquén terminan el año relativamente equilibradas.

Para el caso de la administración Weretilneck, las últimas estimaciones oficiales dan cuenta que el presupuesto cerrará con un leve superávit financiero. Los más optimistas apuntan a que llegue a los 450 millones de pesos. Los menos, cerca del piso de cero.

En el caso neuquino, la situación es algo más compleja para analizar. Si bien este año la administración provincial mostró un importante incremento sobre sus recursos, los datos oficiales (tomando como referencia el crédito vigente del presupuesto al cierre del tercer trimestre) señalan que el año terminará con un déficit cercano a los 1.500 millones de pesos, sin tomar los desequilibrios del Instituto de Seguridad (ISSN). Sin embargo, el presupuesto ejecutado muestra un superávit de algo más de 920 millones de pesos. Es decir faltando sólo el cierre de tres meses entre lo presupuestado y lo ejecutado oficialmente existe una diferencia del orden de los 2.500 millones de pesos.

Fuentes cercanas al ministro de Economía Omar Gutiérrez aseguran que el año terminará con un déficit por debajo de los 1.000 millones de pesos.

¿Qué vamos a tener que esperar para el año próximo en materia de ingresos y egresos fiscales? La mayor parte de los operadores muestran algunos nubarrones en las economías provinciales no quedando fuera de este escenario la región.

El comportamiento macroeconómico será relativamente similar en ambas provincias ya que las variables que se toman en cuenta en el presupuesto mucho tienen que ver con comportamientos exógenos. La paridad cambiaria, que se liga a la cotización interna del petróleo con la cual se liquidan las regalías; el precio internacional del crudo, determinante para seguir atrayendo inversiones; y la suba del gasto, en un año electoral; marcarán la tendencia de las cuentas fiscales de las provincias de Río Negro y Neuquén para todo el 2015.

En término de recursos, al alto nivel de precios convalidaría una aceleración en el ritmo de crecimiento nominal de la mayor parte de las fuentes tributarias.

– Ingresos Propios. Los gobiernos provinciales proyectan que estos recursos crecerían por encima de las pautas de inflación estimadas para 2015. Para ello se prevé aumento sobre los principales impuestos a lo largo de todo el año.

– Transferencias nacionales. Los efectos de una desaceleración de la economía y la caída en el precio de la soja a nivel internacional proyectan que este tipo de transferencias (Ley de Coparticipación más FFS) crecerían pero por debajo de las pautas inflacionarias. Por lo tanto, en valores reales, mostrarían una caída respecto del año que está terminando.

– Regalías. Se mantendrían, siempre hablando en valores reales, en los niveles de este año, con variaciones más menos 10% de lo presupuestado. Si bien existieron anuncios de inversiones para el próximo quinquenio en ambas provincias sus efectos sobre las regalías se verán reflejadas en forma gradual y mucho tendrá que ver el desembarco de las inversiones con el comportamiento que muestren los precios de la energía en el plano mundial. El crecimiento real de estos recursos dependerán en 2015 más de una posibilidad de cambio sobre el valor de la paridad cambiaria local que del posible aumento de la producción.

Por otra parte hay que recordar que la modificación del precio referencial del crudo impactará en las regalías petrolera neuquinas en más de 240 millones de pesos el próximo año. En Río Negro las pérdidas de ingresos rozan los 100 millones de pesos.

– Recursos extraordinarios. Tanto Río Negro como Neuquén percibirían ingresos adicionales durante el año próximo. Weretilneck espera recibir los ingresos de la mano de la renovación de las áreas petroleras mientas que Sapag cuenta con áreas en manos de G&P que serían vendidas en la medida que se necesite caja para financiar el Tesoro. Un negocio puramente inmobiliaria que denunció en más de una oportunidad el titular de YPF, Miguel Galuccio.

En relación a las erogaciones presupuestarias, todo hace pensar que los indicadores se desplazarán con fuerza hacia arriba.

– Gastos corrientes. Hay que remarcar que cualquier expectativa de estabilización fiscal tiene una probabilidad de ocurrencia cercana a cero ya que la dinámica del ejercicio estará signada por el calendario escolar. Los aumentos de las partidas de salarios irán en línea con la inflación. De ahí la preocupación que manifestaron estos días los gobernadores por la evolución que muestran los precios en los últimos meses. El IPC Neuquén se proyecta para 2014 en 42%. Para 2015, pocos pueden asegurar que no estará lejos de este valor. Salarios, en ambas provincias, se llevan más del 50% del total de los recursos presupuestados. Es por ello que cualquier crecimiento real de esta partida impacta de lleno en los números de las provincias.

– Obra pública. Tal como ocurre históricamente, en un año electoral los recursos destinados hacia estas partidas crecen en forma desproporcionada frente a los bajos niveles de inversión que existen en las provincias hace años. Muchos son los anuncios de grandes obras públicas, pero la realidad muestra año tras año que existe un importante desfasaje entre la real demanda de la sociedad y la oferta con la que cumple el Estado.

– Deuda Pública. Neuquén, que tiene colocación de títulos en dólares es la que está más comprometida. Para el año próximo por esta vía deberá desembolsar cerca de 50 millones de dólares entre capital e intereses por vencimientos de este tipo de títulos. Río Negro al no tener colocaciones en dólares, aunque estudia aplicarlas este año, se encuentra más liberada con su deuda ya que está concentrada en casi un único acreedor: el gobierno nacional. En este sentido es importante destacar que la administración central probablemente opte por continuar prorrogando los vencimientos del Programa Federal de Desendeudamiento Provincial (PFDP).

En definitiva, la relación entre los ingresos y los gastos presupuestados por las provincias de Río Negro y Neuquén van a estar contaminados en 2015 por las elecciones, la evolución que tenga la paridad cambiaria y los precios de la energía en el mercado internacional.

Redacción Central


Comentarios


Dólar, petróleo, salarios y deuda en la mira del 2015