“Donald, Vladimir, Netanyahu”

Creer que Donald quiere dignificar internacionalmente a EE. UU. es una ilusión en la que hay millones que aún creen. Por lo que hace a sus guiños secretos con Vladimir no faltan argumentos para direccionar un pacto que decidirá el destino próximo de las naciones.

Nadie puede llevar a EE. UU. a participar arbitralmente en guerras mundiales como las de 1914 y 1939. En Vietnam la sociedad demostró su vocación pacifista. Su desangrado debe remontarse a 1860 durante la Guerra de Secesión.

Por lo que hace a la Federación Rusa, más allá de su apoyo a Crimea y a Hafed Hassad tampoco tiene vocación bélica por la misma razón histórica. Su desangrado debe remontarse a 1812 frente a la invasión napoleónica.

¿Cómo será el acuerdo? Lo primero es hacer retroceder a Estado Islámico. Pactar la ocupación definitiva de Palestina por parte de Israel. Respetar la autonomía de Irán. Diseñar nuevas guerras de baja intensidad entre los árabes y preparar a Egipto como nación hegemónica panarábiga desde que comience a agotarse el petróleo. Hacerla aparecer como nación árbitro militar. Lo mismo que EE. UU. hasta ahora, pero bajo exiguo egyptian way of life (estilo de vida egipcio) para que la Guerra Santa no culmine en fácil pacifismo como el que protagonizaron los hippies durante Vietnam.

¿Aceptaría Netanyahu la hegemonía mundial militar islámica con apoyo financiero de primera magnitud a espalda de Israel? ¿Por qué no? Israel no puede aspirar a un liderazgo legionario. Pero como ninguna guerra se decide sin espionaje universal su tarea será mantener el programa pedagógico utilizado hace tres milenios para ingresar con pies descalzos a la Tierra Prometida.

En cuanto a China ¿qué? Pues permitirle que siga fabricando portaaviones, artículos domésticos de exportación y programas de financiamiento para familias pobres en el exterior que mantengan a sus hijos adolescentes estudiando dentro de sus fronteras, sostenidos desde minimarkets extranjero. Ninguna guerra se gana sólo con portaaviones y sin espionaje universal.

Luis Wainerman

DNI 4.528.137

Luis Wainerman

DNI 4.528.137


Comentarios


“Donald, Vladimir, Netanyahu”