¿Dónde estará el límite del

Con apenas 25 años, la Pulga bate todo tipo de marcas.





exterior

Con sólo 25 años, Leo Messi sigue encadenando récords y su existencia en el fútbol ya es inclasificable. El domingo, en la victoria de Barcelona 2-1 frente al Betis, batió con su doblete el del alemán Gerd Müller, quien en 1972 había logrado 85 goles en un único año calendario.

Messi ha convertido ya 86 tantos en 2012, y cuando todavía le quedan tres partidos para aumentar esta cifra, la Pulga ha vuelto a ver como la prensa española y mundial se deshacía en elogios hacia él.

“Messiánico”, decía el diario catalán “Sport”, mientras que su competidor madrileño Marca, no dudó en preguntarse y responderse: “¿Messidependencia? Sí y ¿qué?”.

Pero, por muy excepcional que sea este nuevo récord, Messi mantiene su calma habitual: “Es muy lindo conseguir un récord, pero como siempre digo, lo más importante es la victoria, que el equipo gane, y haber podido mantener la ventaja sobre el resto de equipos”, dijo tras el partido.

Y es que en lo que se refiere a récords, Messi ya tiene unos cuantos en su haber, como el que consiguió la temporada pasada al convertirse en el mejor goleador de la historia del Barça superando al delantero de los años 40-50 César Rodríguez. Messi había igualado en 2011-2012 el número de goles marcados en una temporada en Liga de Campeones, 14, que tenía hasta ahora en solitario el ítalo-brasileño del Milan AC José Altafini.

Otras tres marcas que para Messi sólo merecieron una breve brillo de su mirada de niño, que sólo vive para el fútbol y que no olvida que en este deporte, los éxitos son, ante todo, colectivos.

Este nuevo récord da a Messi una nueva ventaja frente a los otros dos finalistas del Balón de Oro 2012, su compañero de equipo Andrés Iniesta y su eterno rival del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, que se conocerá el 7 de enero próximo.

Un premio individual que, si Messi vuelve a ganarlo este año, le convertiría en el único jugador de la historia en lograr cuatro Balones de Oro, por delante de los míticos Johan Cruyff, Michel Platini y Marco Van Basten, que tienen tres trofeos cada uno.

Aunque tratándose de un jugador tan extraordinario, la pregunta no es saber si, sino más bien, cuándo alcanzará esa cifra mágica de los cuatro Balones de Oro.

“Esperemos que todavía le quede mucho camino por recorrer porque es muy joven. Es una estrella mundial que reúne toda una serie de características difíciles de repetir”, le felicitó el domingo por la noche su entrenador, Tito Vilanova, tras el encuentro.

No obstante, es seguro que Messi cambiaría todos sus récords por el gran título que falta en su palmarés: la Copa del Mundo. Con Argentina en buena posición para calificarse para el Mundial 2014 de Brasil, no hay duda, de que este evento será uno de los grandes objetivos del rosarino.

Una postal que se repitió 86 veces este año. El domingo, Betis fue la víctima.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
¿Dónde estará el límite del