Dónde fue a parar todo el dinero perdido



NUEVA YORK (AP) _ Billones de dólares en el valor de las acciones han desaparecido. Billones de dólares en inversiones de ahorro se han esfumado. Una gran proporción del dinero pagado por la vivienda en la que reside, el dinero ahorrado para pagar los estudios universitarios de los hijos, el dinero que necesita una empresa para pagar a sus empleados, ha desaparecido. Ya se trate de un corredor de bolsa o un ciudadano ordinario, si usted tiene un plan privado de retiro de los llamados en Estados Unidos 401(k), un fondo mutuo o un plan de ahorro para pagar la universidad, la baja de la bolsa de valores significa que ha perdido una gran suma de dinero que figuraba en su balance y estado de cuentas hace apenas unos pocos meses. Pero si usted no tiene ya ese dinero ¿quién lo tiene?

Si intenta averiguar el paradero de su dinero desaparecido -figurar quién lo tiene, quizá incluso pedir que se lo devuelvan- podría quedar decepcionado al saber que en realidad ese dinero nunca fue real, para empezar.

El economista de la Universidad de Yale Robert Shiller lo ha resumido de manera mucho más directa: la noción de que uno pierde un montón de dinero siempre que baja la bolsa es una “falacia”.

Aclara que el precio de una acción nunca ha sido lo mismo que el dinero: es simplemente “la mejor presunción” de lo que vale la acción. “Es algo que piensa la gente”, explica Shiller. “Nos limitamos a anotar un indicio de lo que la gente cree que vale esa acción en bolsa. Es el precio que la gente que está dispuesta a negociar hoy -que son muy, muy pocas personas- transan. Así que nos limitamos a extrapolar éso y pensamos, quizá sea la cantidad que todo el mundo cree que vale. Shiller utiliza el ejemplo de un tasador que evalúa una casa a 350.000 dólares, una semana después de indicar que valía 400.000. “En cierta forma, 50.000 dólares acaban de desaparecer cuando dijo” esa última cifra. “Empero, la cantidad sólo existe en el pensamiento”, explica Shiller.


Comentarios


Dónde fue a parar todo el dinero perdido