Dos años por el arte independiente

El Teatro del Viento de Neuquén está de cumpleaños y lo festeja el sábado.





NEUQUÉN (AN).- El Teatro del Viento cumple dos años de puertas abiertas y lo festeja con una gran fiesta de variedades. Con la participación de bandas de rock, reggae y música popular, títeres, payaso, malabares, cuentacuentos, teatro y circo, los artistas que pelearon duro por la continuidad de la sala de Juan B. Justo 648, festejarán el sábado a partir de las 21. “El objetivo de esta fiesta es reafirmar el concepto de variedades escénicas, característica con la que arrancamos este proyecto artístico. El teatro El Viento es el lugar donde conviven el teatro, el circo, la magia y el mimo y el rock. Ese es el concepto de variedades escénicas que queremos mostrar”, explicó Martín Garay, director del teatro que a partir de este año pasará a llamarse Teatro El Viento. De la fiesta participarán las bandas Siete Puntas, Ser Tres, Vengadores Rap, Dj Kuber, Walter Cuevas, Balkar Selecta y Beto Flores y los Gauchos Power. Para los pequeños y no tanto, el payaso Arturito realizará su rutina de acrobacia, humor y chistes. La Batea Títeres participará con una de sus obras y el H Cuentacuentos brindará una sesión de historias para todas las edades. También serán de la partida Percation, Chéchare y Plumerito Cirken. Éste es un año muy especial para el teatro que desde su bases tiene una historia de lucha por el crecimiento del arte independiente. Para 2011 El Teatro El Viento incorporará una segunda sala que se destinará a la presentación de títeres, clowns y obras de “pequeño porte”. Esta sala tendrá capacidad para treinta espectadores y servirá además como sala de ensayos. El director del espacio comentó que tienen un sinfín de proyectos más en carpeta para este año, pero empezar a materializarlos de acuerdo a su grado de necesidad. “Primero una sala para que los artistas que componen el teatro tengan un lugar acorde para su producción y después de a poco todo lo demás”, puntualizó. La dirección Juan B. Justo 648 está íntimamente relacionada con el arte independiente de Neuquén. En 2002, el viejo galón utilizado para procesar pieles de animales, se convirtió en espacio de arte. En homenaje a lo que fue durante tantos años, el primer teatro del lugar fue bautizado La Curtiembre. El nombre tenía mucho que ver con lo que allí se pensaba realizar: “curtir” la idea para transformarla en obra. Después de casi seis años de ver pasar artistas, La Curtiembre cerró sus puertas por un tiempo. Un grupo de jóvenes artistas alquilaron la sala y la rebautizaron Cada Loco con su Tema, que funcionó hasta 2008. Un año después se transformó en El teatro del Viento, y ahora en Teatro El Viento.


Comentarios


Seguí Leyendo

Dos años por el arte independiente