Dos contras letales y Santo remedio

San Lorenzo sorprendió al Pincha y le ganó 2-0 enLa Plata con goles de Gigliotti y Méndez.





Hacía ocho partidos que no sumaba de a tres. Demasiado para un grande como San Lorenzo, que ayer en La Plata comenzó a creer que esta vez, de la mano de Omar Asad, su resurrección futbolística puede ser posible.

No deja de sorprender el triunfo del Ciclón sobre Estudiantes. Agobiado por los problemas económicos y comprometido por su presente deportivo, San Lorenzo metió dos contras letales y dejó sin nada al Pincha. Lo venció por 2-0, a pesar de que en el once platense estuvieron su capitán y emblema JS Verón y el paraguayo Justo Villar, el mejor arquero de la última Copa América.

Estudiantes fue más incisivo en el comienzo, pero falló en la definición y volvió a defraudar como en el debut. Fue ambicioso, pero quedó muy descompensado en defensa y lo liquidaron con dos contragolpes.

Fue agresivo el Pincha en los minutos iniciales, en los que dominó claramente, metió mucha presión y generó dos situaciones netas. La primera, a los 3’, tuvo como protagonista a Gastón Fernández, quien robó una pelota en tres cuartos de cancha y quedó frente a frente con Migliore, pero perdió en el mano a mano.

La segunda, a los 14’ fue el reaparecido Mauro Boselli quien quedó libre, pero remató débil y volvió a ganar el ‘1’ Santo.

Estudiantes perdió fuerza en el medio y quedó fracturado. La Gata Fernández y Boselli ya casi no tuvieron protagonismo y la principal apuesta pincharrata fue a los pelotazos de Verón, que no llegaron a destino.

San Lorenzo manejó más el esférico, pero le faltó potencia en el último tramo del campo de juego. De todos modos, el visitante tuvo un par de chances. Una de Gigliotti, que se fue besando el poste izquierdo, y otra de Gabriel Méndez que Villar rechazó.

Fue un aviso, porque en el complemento, en sólo dos minutos, San Lorenzo lo liquidó. A los 14’ Gigliotti recibió un pase de carambola de Méndez, bajó la pelota con el hombro y, apenas entrando al área, sacó un derechazo cruzado que venció a Villar. Y dos minutos más tarde, fue Gigliotti el que le devolvió gentilezas a Méndez, quien recibió del delantero, dejó en el camino a VIllar y, pese a demorarse, puso el 2-0 con un toque suave a media altura.

Estudiantes, que ya había perdido lesionado a Verón, intentó reaccionar, pero la única vez que estuvo cerca volvió a chocar con la solidez de Migliore.

Y terminó festejando San Lorenzo, que esta vez fue contundente y se llevó tres puntos vitales, esos que dejó el conjunto de Miguel Angel Russo en el Estadio Ciudad de La Plata por no saber pegar en los momentos justos.

DyN


Comentarios


Dos contras letales y Santo remedio