Dos grandes festejan su vigencia

Traverso logró el título de Top Race a los 52 años.



“Demostramos que los tipos de cincuenta años no somos descartables”, expresó Juan M. Traverso, quien se quedó con el certamen de la Top Race en el autódromo porteño “Oscar A. Gálvez”, a los cincuenta y dos años.

Pero la frase la expresó en plural. Y fue porque Ernesto “Tito” Bessone, de cuarenta y cinco, fue el campeón de la Clase 3 del Turismo Nacional en el “Roberto J. Mouras” de La Plata.

Y también otro veterano festejó en la Clase 2. Néstor Percaz, quien cumple cuarenta y ocho años el miércoles. Y atención que “Tito” va por el de TC dentro de dos semanas…

“Y… hay un olor a naftalina”, comentó en el podio el “Flaco” Traverso después de festejar el décimosexto título de su campaña. Ya son siete de TC 2000, seis de TC y tres de Top Race.

“Este no es un título más, es uno con todas las letras. Me equivoqué menos que Alejandro Bini a lo largo del certamen. Trabajamos mucho durante toda la temporada con el equipo. Son veinticuatro, está difícil el Top Race. Nadie perdonó nada, todos fuimos a buscar el título de entrada. Y me tocó a mí. Los de cincuenta años no somos descartables”, expresó el “Flaco”, quien apuesta por el título de Bessone en la definición de TC, contra los “pibes” Guillermo Ortelli y Christian Ledesma.

Traverso llegó cuarto en la primera prueba, detrás de Bini. El joven santafesino se había puesto a 11,50 puntos para definir la corona en la segunda. Pero leve despiste le llenó de pasto el radiador de su auto y debió abandonar por problemas de temperatura.

La primera prueba quedó para Christian Dose, mientras que l segunda la ganó José Luis Di Palma.

 

•Bessone, con lo justo: A veinticinco años de su debut en el Turismo Nacional, Ernesto Bessone se coronó campeón de la Clase 3, después de ganar con un Ford Escort en el autódromo platense.

“Tito” regresó este año a la categoría que lo vio nacer en el automovilismo y cinsiguió el quinto título de su campaña.

Mala fortuna tuvieron los pilotos del equipo de Miguel Alisi, y quienes llegaron con las mayores posibilidades para definir el título, como eran Hugo Lepphaille y Carlos Okulovich, los que debieron desertar por inconvenientes mecánicos en los Honda Civic.

La prueba final se desarrolló

con una exigencia importante en lo que se refiere a aquellos que pugnaban por la victoria.

Lucas Guntín hizo el gran gasto, pero lamentablemente en la décimotercera vuelta un repentino despiste, producto de un corte en el limitador, lo dejó sin su primer triunfo.

Bessone pudo ascender a la punta y, sumado el abandono de Lepphaille una vuelta más tarde, sólo debió transitar con el acoso de Patricio Di Palma, quien llegó segundo después de una impecable tarea.

Por último, la Clase 2 cerró su certamen con una prueba muy entretenida, la victoria Emanuel Moriatis y el bicampeonato de Néstor Percaz, con su efectivo Ford Escort.

Su principal adversario era Víctor Silvente, quien peleó la prueba desde el cuarto lugar, hasta que la rotura de la caja lo hizo desertar.

El otro candidato, Juan Carlos Bertozzi, tuvo un desempeño excelente, largando cuadragésimo quinto y terminando quinto, aunque no le alcanzó para luchar por el título.

No pegó una Javier Romera en el cierre del certamen anual de la Clase 3 del Turismo Nacional. Cuando promediaba la primera vuelta abandonó como consecuencia de la rotura del disco de freno trasero derecho de su Ford Escort.

En su serie Romera peleó cn Patricio Di Palma hasta que un despiste de Sergio Sessa lo tuvo como involuntario partícipe y lo forzó a abandonar en la tercera vuelta.

Romera comentó que “en la serie venía bastante bien, como para pelear adelante hasta que un Ford Escort se despistó adelante mío en el curvón y, en su reingreso a pista me pegó muy fuerte en la parte trasera. Los mecánicos trabajaron duro reparando el puente trasero para que pudiera largar la prueba. Desafortunadamente, en el primer giro se rompió el disco de freno trasero derecho y todo se acabó de golpe”.

El futuro del excampeón de la Clase 2 lo muestra a partir de enero con un flamante Ford Focus de la división mayor cuya construcción ya comenzó en el taller del Martos Competición, donde tendrá como compañero de equipo Emanuel Moriatis.

No le fue mucho mejor al viedmense Ricardo O. Alzueta, quien también tuvo que abandonar con su Ford Escort y despidiéndose de un certamen donde nunca alcanzó el nivel que esperaba.

En la Clase 2 estuvo el único que salvó la “ropa” de los regionales. El barilochense “Lito” Imaz finalizó décimotercero, después de un interesante trabajo.

El que no tuvo suerte y abandonó rápido fue el también barilochense Javier Imaz. Ahora, todos a pensar en lo que vendrá.


Comentarios


Dos grandes festejan su vigencia