Dos muertos y varios heridos en el desalojo de un piquete en Salta

Ataques con balas de plomo entre piqueteros y gendarmes en Mosconi.



SALTA.- Dos personas murieron ayer, mientras decenas resultaron heridas, dos de ellas de gravedad, durante los enfrentamientos con armas de fuego que se produjeron entre efectivos de Gendarmería y piqueteros que cortaban desde hace dos semanas la ruta nacional 34 a la altura de la localidad de General Mosconi, en el norte de Salta.

El enfrentamiento se inició a la mañana cuando unos 400 efectivos de la Gendarmería fueron enviados a la zona de General Mosconi, unos 300 kilómetros al norte de la capital provincial, por el juez federal de Salta, Abel Cornejo, aparentemente para evitar el copamiento de la refinería Refinor, donde se almacenan millones de litros de petróleo crudo, que los manifestantes habrían pretendido ocupar, señaló el magistrado.

En cambio, el secretario de Seguridad Enrique Mathov explicó que el operativo de represión comenzó a instancias del “juez federal Cornejo, que decidió despejar la ruta 34”, versión que avaló mostrando la orden oficial firmada por Cornejo.

Esto fue negado por el magistrado quien señaló a FM Noticias de Salta que “la orden de desalojo no había sido dada”.

Tanto el funcionario nacional como el juez coincidieron en asegurar que los gendarmes fueron agredidos a balazos por un grupo de manifestantes, tras lo cual también los efectivos respondieron con proyectiles de plomo.

Poco después de iniciados los enfrentamientos, fueron vistos en los techos de General Mosconi francotiradores encapuchados que aterrorizaban a la población y amenazaban a la Gendarmería.

Las dos víctimas fatales fueron identificadas en el Hospital Presidente Perón de Tartagal, donde fallecieron, como Carlos Santillán, de 26 años, y José Barrios, de 16.

Si bien aún no se sabe de dónde provenían las balas que terminaron con sus vidas, se confirmó que, al menos Santillán, no era piquetero, sino que se dirigía al cementerio de General Mosconi a visitar la tumba de su pequeña hija, muerta recientemente, cuando fue alcanzado por un proyectil en la cabeza.

En tanto, el adolescente habría caído herido en la plaza del pueblo, situada a un kilómetro de la ruta, y las causas de su fallecimiento aún no se conocían, ya que sólo presentaba una pequeña herida de bala a la altura de la cadera “que no pudo haberle causado la muerte”, dijo el director del hospital, Luis Martínez Negri, quien opinó que el deceso pudo haberse producido a causa de una “intoxicación muy severa o algún aplastamiento”.

Mientras tanto, el número de heridos era anoche impreciso, aunque se trataba de decenas de personas, entre gendarmes y civiles, a la vez que se confirmó que dos uniformados se encontraban graves y fueron trasladados a Buenos Aires, uno con un impacto de bala en el cuello y el otro en la ingle.

Desocupados y obreros de la región habían iniciado un nuevo corte de ruta hace unas dos semanas a la altura de General Mosconi y de Tartagal, separadas por unos pocos kilómetros uno de otro, en reclamo de planes de empleo y del aumento del valor de la hora de labor para quienes trabajan en obras públicas.

El juez Cornejo, al referirse al inicio de los enfrentamientos, sostuvo que los gendarmes habrían sido “emboscados” por los piqueteros y estos reprimieron, entonces, con balas de goma y gases.

Tanto esta versión oficial como la brindada por Mathov indicó que un grupo de manifestantes habría respondido con armas de fuego, algunas de ellas largas, causando varios heridos entre los gendarmes, quienes recibieron luego una orden directa desde la Secretaría de Seguridad nacional para utilizar balas de plomo.

El enfrentamiento dejó como resultado 14 heridos del lado de los uniformados, aseguró Mathov, en tanto personal de prensa de la fuerza sostuvo que se trataba de 25 lesionados.

En lo que sí coincidieron ambas versiones es en que dos de ellos se encontraban graves anoche, mientras otros siete lesionados de menor consideración eran atendidos en un hospital de la capital jujeña y otros cuatro en la ciudad de Salta.

Si bien la Gendarmería había logrado anoche liberar la ruta, había colocado férreos controles en esa vía para impedir el retorno de los manifestantes, mientras continuaban las escaramuzas entre ambos bandos. (DyN)

“No di la orden”, dijo el juez

El juez federal de Salta Abel Cornejo, a cargo de la causa iniciada por el enfrentamiento producido en el norte provincial entre gendarmes y piqueteros, negó que haya dado orden de reprimir a los manifestantes que cortaban la ruta nacional 34.

Sin embargo, anoche, la secretaría de Seguridad Interior hizo llegar a DyN una copia de la orden que Cornejo envió al jefe de la Agrupación Salta de Gendarmería, comandante mayor Aníbal Maiztegui, “a fin de que ordene la recuperación de la ruta”.

En el escrito del juez, éste pide que esa recuperación se haga con “los máximos recaudos de precaución, prudencia y recato, a fines de evitar hechos de violencia de cualquier tipo”.

El magistrado -siempre según el documento difundido por la Secretaría- pide el desalojo “en virtud de la denuncia efectuada por la empresa Refinor, sita frente al lugar de los hechos, en cuya planta se almacenan tres millones de litros de petróleo crudo”.

Cornejo dice en el documento enviado a Gendarmería que a esa planta “habrían ingresado un número indeterminado de manifestantes en pos de apoderarse de los tanques de combustible”. Admitió que los efectivos dejaron en un momento del enfrentamiento de disparar balas de goma y comenzaron a utilizar proyectiles de plomo, pero aclaró que “yo no di la orden de fuego, esta fue dada desde la Secretaría de Seguridad de Buenos Aires”.

Repudio a las acciones de Gendarmería

Partidos de izquierda y organizaciones de derechos humanos repudiaron ayer los operativos que realizó Gendarmería Nacional para controlar el piquete de la ruta nacional 34, en General Mosconi, Salta.

El Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CEPRODH), el Partido Obrero (PO) y el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) marcharon hasta la Casa de Salta, en Roque Sáenz Peña 933 de esta capital, para “repudiar la represión de la Gendarmería”, según un comunicado.

Al grito de “Asesinos, asesinos”, 50 militantes manifestaron ante la delegación gubernamental, donde arrojaron huevazos e hicieron pintadas en el frente del edificio.

En tanto, el Movimiento Socialista de los Trabajadores organizó una protesta frente a la secretaría de Seguridad Interior, donde el secretario Enrique Mathov dio una conferencia de prensa ayer. Por su parte, Hebe de Bonafini, titular de las Madres de Plaza de Mayo, repudió los hechos en Salta en una comunicación telefónica con DyN.

Movilización en Neuquén

La multisectorial de Neuquén, integrada por gremios estatales, organismos defensores de derechos humanos y partidos de izquierda, convocaron para hoy a las 11 a una movilización frente al monumento al General San Martín.


Comentarios


Dos muertos y varios heridos en el desalojo de un piquete en Salta