Dos recetas para disfrutar sin descuidar la línea

Preparaciones fáciles de hacer y con poco tiempo de elaboración. El secreto es comer sano, rico y sin preocupaciones.



1
#

2
#

3
#

4
#

¿A quién no le gustaría comer siempre rico y sin culpas?… a todos. Entonces hoy te hacemos el aguante y te dejamos dos preparaciones deliciosas de la chef Natalia Kiako.

Vamos a empezar con una tarta que en lugar de masa lleva finas láminas de papa (en loposible cortadas con mandolina), crocantes en los bordes, tiernas en la base.

Y para terminar este mimo sin dedos acusadores, un mousse de manzana y naranja a prueba de panzas frágiles.

Crema de manzanas a la naranja

Ingredientes:

• 2 manzanas

• 2 cdas. de kuzu o almidón de maíz

• 1 cda. de miel, stevia o azúcar mascabo

• Jugo de una naranja

• 1 cucharadita de canela

Procedimiento:

Rallar o procesar las manzanas peladas. Llevar a una olla con el jugo de naranja, el endulzante y la canela: mezclar bien y calentar hasta punto de hervor. Agregar el kuzu o almidón disuelto en muy poquita agua y revolver a hervor suave durante 2 minutos. Llevar a heladera y servir frío con pasas o nueces por arriba.

Tarta con base crocante de papa

Para la base:

• 1 papa grande o dos pequeñas

• Gotas de aceite (a elección)

• Sal y pimienta / Opcionales: pimentón, cúrcuma, tomillo, romero, etc.

Para el relleno:

Esta tarta sale bien con cualquier relleno que te guste, una sugerencia puede ser espinaca con verdeo y ricota.

Procedimiento:

Si la papa es orgánica se lava y se deja con piel, sino sugiero pelarla. Cortarla en láminas lo más finas posible. Aceitar el molde de tarta y disponer las láminas de papa forrando la base y paredes, intercalando un poco las hojas de papa como para que no queden agujeros. Condimentar a gusto.

Llevar a horno medio fuerte por diez minutos, hasta que los bordes de la papa se doren. Retirar y colocar el relleno sobre la base. Volver al horno por el tiempo que requiera el relleno deseado, y desmoldar con cuidado una vez cocido.


Comentarios

Dos recetas para disfrutar sin descuidar la línea