Drama de Farhadi es el favorito

Hoy se entregaránlos premios del Festival Internacional de Cine de Berlín.



#

AP

BERLÍN (DPA).- La suerte está echada: hoy el jurado presidido por la italiana Isabella Rossellini anunciará el ganador de la edición 61 de la Berlinale y, de momento, todas las apuestas apuntan a que el iraní Asghar Farhadi no se irá con las manos vacías.

Su drama moral “Nader and Simin - A Separation” sobresalió entre los 16 filmes en concurso por la arrolladora fuerza de sus personajes, que expresan las contradicciones de una sociedad iraní en busca de modernidad y a su vez muy anclada en la religión y las tradiciones.

Si finalmente se alza con el Oso de Oro, la victoria de Farhadi se entendería también como una nueva señal del certamen en apoyo al cine iraní, y en especial al encarcelado Jafar Panahi. El realizador fue condenado a seis años de prisión y 20 sin filmar, por lo que tampoco pudo acudir a la capital alemana como miembro del jurado.

Además, no sería la primera vez que la Berlinale lanza alguna señal política: ya el año pasado se entendió así cuando el Oso de Plata a la mejor dirección fue para Roman Polanski (“El escritor fantasma”), que entonces estaba detenido en Suiza por un caso de abuso sexual. Y lo mismo sucedió en el 2004 en Cannes, cuando el jurado presidido por Quentin Tarantino dio la Palma de Oro al documental de Michael Moore “Fahrenheit 9/11”.

“Nader and Simin” podría llevarse además algún premio para sus actores, Leila Hatami y Peiman Moadi, aunque estos Osos están más disputados. Entre las actrices, destacó una impecable Vanessa Redgrave en el drama shakesperiano “Coriolanus”, con el que Ralph Fiennes (que también lo protagoniza) debutó en la dirección. Y junto a ella, las dos intérpretes del filme israelí “Odem” (“Lipstikka”), que dan vida a dos amigas palestinas con un tormentoso pasado.

En el apartado de actores no hay grandes favoritos. El Oso de Plata podría ir a manos de Kevin Spacey por su papel de ejecutivo en “Margin Call”, un thriller sobre los inicios de la actual crisis en Wall Street. Otros candidatos podrían ser el ruso Anton Shagin, protagonista del drama sobre la tragedia de Chernobyl “Innocent Saturday” o el alemán August Diehl por su interpretación del escritor Bernward Vesper en el filme sobre la RAF “If Not Us Who”.

Por otro lado, el cineasta húngaro Béla Tarr (“Satantango”) destacó con la que afirma será su última película: “The Turin Horse”. Su elegante propuesta visual en blanco y negro recibió la aclamación de la crítica en este filme pausado y sin apenas diálogos que parte de una anécdota real del filósofo Friedrich Nietzsche. Así, al premio Fipresci de ayer (ver aparte) podría seguirle hoy un Oso de Plata.

Menos aclamación han tenido hasta ahora las dos cintas latinoamericanas a concurso: “El premio”, donde la argentina afincada en México Paula Markovitch retrata los recuerdos de su infancia en la dictadura militar, y la existencial “Un mundo misterioso”, de su compatriota Rodrigo Moreno. Sin embargo, a juzgar por la presencia de América Latina en los palmareses de la Berlinale, tampoco puede descartarse algún galardón menor.

Entre las posibles candidatas al Mejor Guión y al Premio Especial del Jurado figura además la alemana “Schlafkrankheit” (“Sleeping Sickness”), sobre europeos participantes en programas de desarrollo en África. Sin olvidar la sorpresa de la jornada y último filme a concurso: el drama “The Forgiveness of Blood”, donde Joshua Marston retrata la ley del “Kanun” aún vigente en algunas zonas rurales de Albania.

Finalmente, el Premio Alfred Bauer –nombrado en memoria del fundador del certamen para distinguir las películas que “amplían los horizontes del arte de hacer cine”– podría ir a recaer en la estadounidense Miranda July por su peculiar propuesta en “The Future”. No obstante, el filme sobre una pareja de treintañeros en crisis no gozó de la misma recepción que su debut “Me And You And Everyone We Know”.

La edición 61 de la Berlinale cierra así sus puertas como una de las menos glamurosas en lo que a estrellas se refiere. Algunas de las películas más aplaudidas, como el western de los hermanos Coen “Temple de acero” o el homenaje de Wim Wenders a la coreógrafa Pina Bausch, se mostraron fuera de concurso. No obstante, la crítica sí ha reconocido el esfuerzo del certamen por renovarse, especialmente con la entrada en la sección oficial del cine en 3-D.

El iraní tiene todo para ser el gran triunfador en Berlín.


Comentarios


Drama de Farhadi es el favorito