Dudan de que se pueda alcanzar la paz con Clinton

No queremos un nuevo acuerdo parcial, dijo ANP.EE. UU. decide hoy cómo seguirán las negociaciones.

JERUSALEN- Pese a la reunión del viernes por la anoche entre el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, y el enviado especial del gobierno israelí, Gilead Sher, la posibilidad de lograr un acuerdo de paz en Medio Oriente antes del 20 de enero parece cada vez más complicada.

Clinton pretende lograr un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos que ponga un broche de oro a su política exterior antes de abandonar él la Casa Blanca, pero el anhelo del presidente estadounidense parece no poder superar las reticencias y las suspicacias de israelíes y palestinos.

El mismo Sher, luego de la reunión mantenida con el primer mandatario estadounidense, declaró a una radio israelí que “el tiempo para alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos se ha terminado y lo máximo que podemos esperar ahora es una declaración presidencial con las líneas generales para futuras negociaciones”.

En respuesta a esas declaraciones, el jefe de la Policía Preventiva de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mohamed Dahlán, advirtió ayer en Gaza que los palestinos no se conformarán con una declaración de principios del presidente Clinton, sino que su objetivo es lograr un acuerdo que resuelva todos los aspectos del conflicto con Israel.

“No queremos una declaración de principios o un nuevo acuerdo parcial, sino un tratado detallado que resuelva todas las cuestiones pendientes”, declaró Dahlán a la prensa. Pero, sin duda, la declaración más explosiva la realizó ayer el primer ministro renunciante israelí, Ehud Barak, quien aseguró que Israel nunca reconocerá el derecho de retorno para los refugiados palestinos y que tampoco cederá la soberanía sobre la Explanada de las Mezquitas a la ANP.

En medio de tan sombrío panorama, el presidente de la ANP, Yasser Arafat, comenzó a estudiar la posibilidad de continuar las negociaciones con el nuevo presidente electo de Estados Unidos, George W. Bush (ver aparte).

A las dificultades se sumaron las exigencias de Israel y del gobierno estadounidense para que Arafat cumpla su promesa de poner fin al alzamiento popular palestino (Intifada)

Con tan poco margen de tiempo para actuar, el presidente Clinton, tomará una pronta determinación sobre sus gestiones para lograr una reanudación de las negociaciones de paz.

“Hemos escuchado detalladamente cuáles son las posiciones de ambas partes, y ahora vamos a tomarnos un par de días para evaluar sus puntos de vista y creo que el domingo o el lunes próximo estaremos en posición de decir cuál es el siguiente paso”, manifestó el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, P.J. Crowley. (Télam, DPA)


Comentarios


Dudan de que se pueda alcanzar la paz con Clinton