Dudas por la contratación de empresa de correo

En el Deliberante sospechan que detrás del acuerdo comuna-BPN hubo una contratación directa del servicio.



NEUQUEN (AN).- Los concejales sospechan que la intermediación del Banco Provincia de Neuquén (BPN) entre la municipalidad y la empresa OCA es la pantalla de una “contratación directa” que permitió obviar la licitación del servicio de distribución de las boletas de impuestos. El precio supuestamente caro que paga la comuna y la “llamativa” falta de controles decidieron a los ediles a intervenir y a reclamar precisiones.

El BPN debita automáticamente de la cuenta corriente municipal el costo del servicio sin que medie una orden de pago. Incluso, en varias oportunidades, descontó importes por el volumen total de las boletas emitidas y no por las efectivamente entregadas por OCA, como debiera ser.

Los concejales consideraron esta situación sobre tablas en la sesión del jueves pasado y si bien el tratamiento final de la iniciativa impulsada por Alternativa por una República de Iguales (ARI) quedó inconclusa, los bloques anticiparon su acompañamiento. Es que la reunión fue levantada por temor a las manifestaciones que ese día se adueñaron de la ciudad.

El BPN desempeña un “papel absolutamente neutro en la prestación del servicio puesto que su único rol es el de debitar a la municipalidad los montos que OCA cobra por el servicio prestado, sin ninguna otra obligación” para con la municipalidad, explicó el concejal Juan Dutto (ARI).

En definitiva, remarcó, “el BPN habría actuado como intermediario de negocios ajenos”.

Desde oficialismo, si bien no opuso reparos, el radical Carlos Vidal propuso evaluar la situación en la comisión legislativa. Pero el socialista Humberto Zambón advirtió que tal posibilidad no es contrapuesta al pedido de control y sujeción a las normas, posición que obtuvo en principio el apoyo político mayoritario del recinto. Este análisis tuvo como trasfondo la investigación realizada por la Sindicatura, que revela que la comuna pagaba más barato antes del acuerdo con el BPN, que oficia de intermediario.

El informe también deja trascender un “mal negocio” para el municipio, puesto que pagaría precios superiores a los que rigen en el mercado. Paga 82 centavos por pieza distribuida, 2,10 pesos por detectar domicilios y 3,55 pesos por repartir intimaciones de las obras de asfalto.

Además, en el último período, creció de modo superlativo la cantidad de piezas postales. Pasaron de 120.000 a 286.600, lo cual supone un crecimiento del 139% y un mayor costo final para la ciudad.

“En el contrato (con el BPN) no están determinadas las obligaciones entre las partes, lo que impide a la municipalidad adoptar recaudos para controlar la efectiva distribución de las piezas”, explicó Dutto como concejal informante del proyecto. Lo explicó de otro modo: “el municipio no puede obligar a OCA a que le rinda cuentas ni tampoco los organismos de control municipales puedan fiscalizar sin consentimiento de la empresa”.

Agregó: “en los hechos, puede hablarse de un contrato entre la comuna y OCA sin haber pasado por una licitación”. El acuerdo con el BPN fue suscripto en noviembre de 2000 para -entre otros objetivos- abaratar costos de servicios comunes.

A lo que apuntan los concejales es a garantizar el control de la distribución de las boletas como de los pagos que se efectúan, asegurando la intervención de la tesorería y de la contaduría municipales.


Comentarios


Dudas por la contratación de empresa de correo