Dudas y discrepancias sobre el futuro gobierno

Para Blair, el nuevo gobierno local debe tener 'veto' militar.





LONDRES./WASHINGTON (AFP/DPA) – El día después del discurso de George W. Bush sobre el futuro iraquí dejó en evidencia fuertes contradicciones incluso entre los aliados más estrechos, como son Gran Bretaña y Estados Unidos. Mientras el primer ministro británico Tony Blair sostuvo que las fuerzas de coalición deberán contar con el consentimiento del nuevo gobierno iraquí para llevar a cabo operaciones militares, el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, afirmó que Estados Unidos mantendrá el máximo control sobre las operaciones bélicas en ese país, pero consultará regularmente con el gobierno interino, que según los planes comenzará a gobernar a partir del 30 de junio.

«Tendremos en cuenta todo lo que digan a nivel político o militar», dijo Powell en una aparente respuesta a estas afirmaciones. Powell dijo que, si bien Estados Unidos establecería organismos de coordinación entre la coalición y el gobierno iraquí, las fuerzas estadounidenses probablemente tengan que actuar para protegerse o completar su misión de una manera «que podría no estar en total consonancia con lo que el gobierno interino iraquí quiera hacer en determinado momento».

El primer ministro británico, Tony Blair, había señalado poco antes que los iraquíes tenían que tener la última palabra en el ámbito militar. Cuando se le preguntó sobre un posible derecho de veto de los iraquíes, Blair respondió: «Sí, es una cuestión difícil. Si tiene que haber una decisión política para saber si debemos intervenir de forma particular en un lugar como Falluja (oeste de Bagdad), tiene que hacerse con el consentimiento del futuro gobierno iraquí».

«Y la decisión política final debe ser la del gobierno iraquí. Eso es lo que significa transferencia de soberanía», agregó. «El traspaso de soberanía debe ser real y sincero», afirmó.

El presidente estadounidense George W. Bush afirmó en su discurso del lunes que su país mantendrá invariable la cantidad de efectivos militares en Irak en su nivel actual, de unos 138.000 hombres, «todo el tiempo» que sea necesario.

Reparos al discurso

 

Mientras tanto, en las primeras reacciones al discurso de Bush numerosos países -encabezados por Francia y Rusia-opinaban que se debía mejorar el proyecto de resolución de la ONU para hacerlo creíble.

El presidente francés Jacques Chirac afirmó ayer que el proyecto de resolución sobre Irak representaba «una buena base», pero que había que seguir debatiendo sobre las responsabilidades del futuro gobierno en cuanto a petróleo y seguridad.

Rusia anunció que no examinará el borrador hasta que se haya designado un gobierno provisional «legítimo».

El borrador anglo-estadounidense enviado a la ONU prevé el mantenimiento de una fuerza multinacional en Irak bajo mando norteamericano.

El proyecto «avala la formación de un gobierno interino iraquí soberano que tomará posesión de aquí al 30 de junio del 2004». Según ese texto, «las fuerza multinacional tendrá autoridad para tomar todas las medidas necesarias para el mantenimiento de la seguridad y la estabilidad en Irak, incluido para prevenir el terrorismo» durante un mandato de un año, que será revisado al cabo de 12 meses o a petición del gobierno iraquí.

Varios Estados miembros del Consejo de Seguridad, opuestos a la guerra en Irak, habían pedido una fecha tope para la presencia de tropas extranjeras.

Por otra parte, el ejecutivo iraquí también acogió con reserva el proyecto de resolución ante la ONU, sobre todo porque prevé el mantenimiento de tropas extranjeras.

El presidente en funciones del Consejo de gobierno transitorio iraquí, Ghazi al-Yauar, dijo que «aunque sea muy positivo, es menos de lo que aspirábamos. Como se trata de un proyecto, esperamos que la resolución tenga en cuenta las opiniones del Consejo de gobierno», comentó.

«Aunque, como iraquíes, vemos la necesidad de que las tropas multinacionales permanezcan en Irak a corto plazo, esperábamos reservarnos el derecho de pedirles que se vayan si creemos que eso beneficia al pueblo», explicó Yauar.

El ministro de Defensa , Alí Allaui, añadió que «la presencia de tropas internacionales para ayudarnos a establecer la seguridad y la estabilidad, creo que será una cuestión de meses, no de años», dijo.

Un comunicado del Consejo de gobierno insistió en la necesidad de que el gobierno iraquí tenga «un control total sobre las actividades de sus fuerzas armadas y de seguridad, sus recursos petroleros y su política exterior».

Nota asociada: Reemplazan al comandante Un atentado y duros combates La prensa criticó el mensaje La guerra fue el mejor reclutador de Ben Laden, según expertos  

Nota asociada: Reemplazan al comandante Un atentado y duros combates La prensa criticó el mensaje  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Dudas y discrepancias sobre el futuro gobierno