Duhalde admite que no pagar es fracaso

El presidente intentó ayer bajar las expectativas sobre la misión del Fondo Monetario, parte de la cual llegó ayer al país para evaluar las cuentas fiscales. Hoy arribaría el jefe para la Argentina, John Thorton. Las diferencias entre el gobierno y el FMI siguen siendo grandes, por lo que las posibilidades de lograr un avance son casi nulas.



BUENOS AIRES. – La primera avanzada de una misión del FMI llegó a Buenos Aires ayer con el mero fin de explorar la situación económica de una Argentina que está a un paso de entrar en moratoria total de la deuda, aunque el presidente Eduardo Duhalde admitió que no pagar es “prueba de un fracaso”.

El economista Alberto Ramos y el subjefe del Departamento para la Hemisferio Occidental del FMI, John Dodsworth son hasta ahora los únicos integrantes de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que arribó a la Argentina con el propósito de revisar las cuentas fiscales.

La delegación – a la que se espera que en las próximas horas se sume el jefe del denominado “caso argentino”, John Thorton- arriba así a la Argentina en un marco de poca expectativa respecto de la posibilidad de que se logren avances para un acuerdo financiero entre las partes.

Los enviados del Fondo Monetario Internacional (FMI) arriban en silencio y sin levantar polvareda, después de 11 meses de conversaciones en vano, ante lo cual Duhalde dijo que “no hay que generar expectativas en esta visita”.

No obstante, el jefe de Estado dijo a radio Mitre que “en cualquier momento podrían llamar por teléfono (del FMI) y decir “están cumplidos los fundamentos del acuerdo” y firmaríamos”.

“No pagar (la deuda) no nos gusta nada, porque es la prueba del fracaso de un país, pero en este momento pagar sería mucho más grave porque pondríamos en riesgo un equilibrio económico”, sostuvo el primer mandatario.

El gobierno de Duhalde decidió no tocar ni un dólar de las reservas por unos 10.000 millones de dólares que atesora en el Banco Central, sin garantizarse antes un acuerdo de financiación externa con el FMI para dejarlo como herencia al Presidente que asuma el 25 de mayo de 2003.

“Yo no puedo dejar sin un peso al gobierno que viene y si tuviéramos que pagar todo lo que debemos hasta mayo (unos 10.000 millones de dólares), nos quedamos sin reservas y eso sería calamitoso para el país”, afirmó el jefe de Estado.

El presidente, quien ayer permaneció en su casa particular, agregó que “dije en abril que si lográbamos un acuerdo con el FMI en julio íbamos a terminar la recesión”.

“No hemos logrado el acuerdo, pero si este tercer trimestre termina con crecimiento de la economía, aunque algunos lo lamenten, se habrá terminado la recesión en el país”, señaló.

Respecto de esta misión, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, había indicado que abordará “una mezcla de cuestiones de actualización, donde se hace una revisión e intercambio de información muy detallada y, eventualmente, se podría profundizar lo que se está negociando”.

Lavagna emprendió en las dos últimas semanas negociaciones bilaterales con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM) para refinanciar vencimientos y asegurarse los desembolsos de créditos para el desarrollo, sin contar aún con el paraguas protector del FMI.

Sin embargo, fuentes de los organismos en Washington, comentaron que será infructuoso el esfuerzo de Lavagna por alcanzar acuerdos con cada uno de ellos al margen del FMI.

El país atravesará otro cuello de botella en enero, cuando no tenga margen para postergar otro año más un pago por unos 1.000 millones de dólares con el FMI, entidad con la cual tiene otro pesado vencimiento en marzo por unos 3.000 millones de dólares. (DyN/AFP)

El BID no negocia “en paralelo”

Buenos Aires (dpa) – El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) descartó la posibilidad de llegar a un acuerdo bilateral con Argentina al margen de las negociaciones que mantiene con el FMI, al tiempo que se profundiza la cesación de pagos con los organismos bilaterales.

Una alta fuente del BID afirmó, según el diario “La Nación”, que cualquier pacto al que esa institución financiera llegue con Argentina debe incluir primero al Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Un acuerdo en el que el Fondo Monetario Internacional tenga su parte. Esperamos que haya un acuerdo antes del 15 de enero para que nos facilite a nosotros la tarea”, señaló el alto funcionario al matutino en Washington.

De esta forma, el BID se sumó al rechazo del Banco Mundial a la iniciativa de un sector del gobierno argentino de lograr acuerdos por separado con estas entidades mientras continúan las demoradas negociaciones con el FMI, que ya llevan 11 meses y hoy entran en una nueva etapa con el inicio de una misión a Buenos Aires.

El 15 de enero, el gobierno de Buenos Aires debería honrar ante el BID un vencimiento de deuda de más de 800 millones de dólares. “Si la Argentina no cumple con una serie de pagos el 15 de enero, quedará en una situación muy complicada con los organismos”, advirtió la fuente de la institución.

Sin embargo, el gobierno de Duhalde podría intentar obtener en Washington una “autorización de cortesía” para que el BID y Argentina lleguen a un entendimiento bilateral para refinanciar los próximos compromisos pendientes. El gobierno argentino incumplió este sábado por tercera vez el pago de un vencimiento de deuda por 729 millones de dólares al Banco Mundial, que debía haber saldado el 14 de octubre o el 14 de noviembre, y profundizó la situación de cesación de pagos con el organismo.


Comentarios


Duhalde admite que no pagar es fracaso