Duhalde se defiende y evita acusar a Menem

Criticó a los dirigentes que piden "volver atrás", a "un modelo económico de exclusión", pero aclaró que no se refería a Menem. Pese a ello, éste le contestó. El jefe de Estado defendió su gestión y la decisión de no apoyar el ataque a Irak.



El presidente Duhalde ocupó su espacio radial para defender su gestión de críticas emanadas por políticos en campaña que lo acusan de tomar medidas tendientes a apoyar a su “pollo”, Néstor Kirchner.

El jefe de Estado defendió los planes sociales lanzados , la apertura del corralón (ver aparte), las obras públicas emprendidas recientemente en provincia de Buenos Aires y la decisión de apoyar el ataque a Irak.

A menos de un mes de las elecciones, criticó a los candidatos que piden “volver atrás”, con el “modelo económico de exclusión”. No obstante, aclaró que cuando lanza sus críticas hacia el modelo económico anterior que “llevó a la exclusión de miles de trabajadores” y “endeudó al país”, no se refiere en forma directa a Carlos Menem.

“No es contra nadie”, abundó el presidente en una incomprensible reflexión.

Pese a ello, el riojano se dio por aludido y le atribuyó íntegramente la crisis sin hacer una sola mención a la responsabilidad que le cabe luego de diez años al frente del Ejecutivo.

Duhalde, en declaraciones formuladas en su habitual programa por radio Nacional, reiteró que su objetivo fue “plantear un nuevo modelo económico productivo en el cual -advirtió-, no debe darse un solo paso atrás” y debería continuar “el próximo gobierno”.

En tanto, indicó que “se equivocan los candidatos cuando dicen que hay que volver hacia atrás, porque lo de atrás es una especie de pesadilla de la que nos tenemos que despertar. Realmente no es contra nadie” sino que se trata “de un planteo que tiene que ver con una profunda convicción. Ha habido un modelo económico vigente no solamente en nuestro país, sino también en Latinoamérica, que realmente fue desastroso, porque fue uno a uno, tirando abajo todo lo que era actividad productiva, todo lo que era generación de riqueza en nuestro país” y “el Estado desentendido de cuestiones productivas. Eso llevó a un modelo de exclusión social, donde miles de trabajadores quedaron en la calle, se endeudó al país, no se ocupaba de la Salud, de la Educación, de la asistencia a los más desamparada”.

Remarcó que desde su gestión “el Estado hace una altísima inversión en planes sociales y sin embargo, tiene superávit.Todo gracias a una administración austera, una administración honesta, con un sentido profundo de lo que es la justicia social”, afirmó sin profundizar en los datos de la economía real.

El apocalipsis de la guerra

Luego se refirió al ineludible tema de la guerra. “Las imágenes que vemos todos los días por televisión” sobre la guerra en Irak “son aterradoras” y transmiten “un verdadero apocalipsis” al tiempo que ratificó la posición argentina de estar en contra del conflicto. En ese marco, insistió en que la posición argentina respecto de la guerra es “insistir en enviar ayuda humanitaria”.

El jefe de Estado respondió así a dirigentes políticos que en campaña” cuestionan la propuesta del gobierno de enviar ayuda humanitaria a Irak a través de la ONU y volvió a aclarar que “no tiene nada que ver con mandar cosas materiales” sino que “lo que hemos propuesto es ayuda sobre todo en desminado, y tenemos médicos, técnicos y especialistas. Digo esto porque hay políticos en plena campaña, que dicen que no tenemos que ayudar porque la mejor ayuda está mirando hacia adentro”, indicó.

Por otra parte, el presidente encabezará el martes en Puerto Madryn el acto central en conmemoración del 21°aniversario del inicio de la guerra que enfrentó a la Argentina con Gran Bretaña.

“Los ahorristas cobrarán más”

El presidente Duhalde afirmó ayer que los ahorristas que opten por adherir a la apertura del corralón decidida por el Gobierno van a “cobrar más” que si obtuvieran fallos favorables de la Justicia a los amparos presentados para recuperar fondos en dólares, en tanto los bancos persistieron en su postura de no pronunciarse respecto de la medida.

Esto denota que habría malestar de parte de los banqueros, no tanto por la decisión de abrir el corralón, sino porque el gobierno delegó al Congreso la responsabilidad de decidir sobre una compensación a las entidades por el pago de la diferencia de cambio en los amparos y por la aplicación de CER a los depósitos y del CVS a la mayoría de los créditos.

Si bien desde la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) indicaron que la entidad no se pronunciará hasta que el decreto sea publicado en el Boletín Oficial -el martes-, el enojo de los banqueros respondería a que la compensación sería un asunto ya acordado con Economía, que ahora decidió transferir esa pesada carga al Congreso. “Estoy muy contento”, afirmó Duhalde ayer, al tiempo que aseguró que “es absurdo” pensar que el modo en que abre el corralón perjudica a los ahorristas.


Comentarios


Duhalde se defiende y evita acusar a Menem