Dura advertencia de Moyano a Cristina, aun día de su asunción

Amenazó con pasar a la oposición, "si el nuevo gobierno no nos respeta". Llenó un estadio con 6.000 camioneros, en acto de fuerza. Las nuevas discusiones salariales, el eje de fondo de la tensión.



#

Moyano padre e hijo, uno al frente del gremio de camioneros y el otro en la CGT: un duro sector con el que deberá lidiar Cristina Fernández. Unos 6.000 afiliados al gremio de camioneros se juntaron ayer en un acto de desafío al nuevo gobierno.

“No vine a convertirme en Presidenta para resguardar la rentabilidad de los empresarios; tampoco para meterme en una interna sindical”.

La frase de Cristina Fernández en su mensaje de asunción despertó la ira del poderoso líder de la CGT, Hugo Moyano, quien ayer advirtió que si el nuevo gobierno no respeta los derechos de los trabajadores, “vamos a estar en la vereda de enfrente”.

En un acto ante más de 6.000 afiliados del gremio que ahora controla su hijo, vaticinó que ” no va a faltar mucho tiempo en que solamente los camioneros vamos a llenar la Plaza de Mayo”.

Así, a sólo un día de su asunción, la flamante jefa de Estado recibió la fuerte presión de un sector clave, la CGT, con poder de movilización en la calle. Es que con su férreo control sobre los gremios del transporte, Moyano tiene capacidad para paralizar servicios y circulación de mercancías en cualquier lugar del país (ver recuadro). Y esa es el carta que está dispuesto a jugar en un verano que promete ser caliente por el inicio de las discusiones salariales.

Lo insólito de esta tensión es que Moyano fue un aliado clave de Néstor Kirchner, quien lo controló en base a beneficios y millonarios subsidios para el transporte. También, en medio de las discusiones por la inflación, el presidente debió optar entre Moyano y Lavagna. Y prefirió sacrificar al ministro de Economía.

Ahora, el estilo de conducción de Cristina parece poner límites al poder del líder de la CGT, entidad que representa a unos 10 millones de trabajadores.

Moyano, quien ayer no concurrió a la jura de ministros en la Casa Rosada -luego de la asunción presidencial-, y que enfrenta los embates del jefe gastronómico , Luis Barrionuevo, para desplazarlo de la CGT, justificó su ausencia en la movilización de Plaza explicando que “48 horas antes nos dijeron que nos iban a provocar para crear una situación dificultosa”. Sus dichos fueron en referencia a la frase de Cristina, citada al inicio de esta nota.

A su vez, el jefe de la CGT tomó distancia de los dirigentes que “rosquean” a diferencia de él, que dijo tener el respaldo de los trabajadores, en un encendido discurso durante un acto de su gremio que encabezó en el estadio Obras Sanitarias, en Capital.

“No nos equivoquemos, los dirigentes pueden ser muy lúcidos, muy capaces, los dirigentes pueden ser rosqueros, pero si no tienen el apoyo de la gente, el dirigente no existe”, gritó Moyano, en medio del clamor de la concurrencia reunida en Obras, para añadir: “Por eso yo me siento representado por ustedes, que son los que me dan el apoyo permanente, compañeros”.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, volvió a mostrarse conciliador con Moyano y se preocupó en minimizar su ausencia en el Salón Blanco de casa de Gobierno.

Aunque dijo no tener la “menor idea” del motivo de ese faltazo, el funcionario destacó la “relación respetuosa” que el Gobierno mantiene con el gremialista.

(Redacción Central y DyN)


Comentarios


Dura advertencia de Moyano a Cristina, aun día de su asunción