Dura lucha callejera entre policías y rebeldes

La ciudad petrolera de Mosul se vio afectada por la violencia.





BAGDAD (AFP/Télam-SNI).- Al menos 14 iraquíes, entre ellos dos mujeres, murieron ayer en Mosul en violentos choques callejeros entre policías iraquíes y rebeldes, mientras que seis rehenes extranjeros fueron liberados por un grupo de la resistencia.

Durante los enfrentamientos en Mosul habría muerto el hermano del mullah Krekar, fundador del grupo fundamentalista kurdo-iraquí Ansar al Islam, según informó un vocero del gobierno de la provincia iraquí de Nínive, Hazem Dalaoui. «Khaled Sido, hermano del mullah Krekar, murió en combate en el barrio de Yarmuk», declaró el portavoz.

Sin embargo, el grupo terrorista desmintió esta información.

Otras 26 personas resultaron heridas en los combates en Mosul, que se desataron al mediodía local en el barrio de Sinjar, en el sudoeste y se extendieron al sur, centro y norte de la ciudad, la tercera más grande del país.

Los violentos combates comenzaron a las 12H00 locales (5 de la mañana argentina) en el suroeste de Mosul, en la orilla oeste del Tigris, y el ruido de las armas automáticas y los cohetes antitanque (RPG) resonó en toda la ciudad. Por lo menos cinco puentes fueron cerrados.

Las fuerzas norteamericanas se desplegaron en el barrio al Arabi, al Hadbaa y al Majmuaa, cerca del antiguo palacio presidencial, ocupado actualmente por el ejército estadounidense. Soldados se posicionaron en escuelas, que en este momentos están vacías debido a las vacaciones, constató el corresponsal.

Al suroeste de la ciudad, los combatientes, armados con kalashnikovs y RPG se encontraban en todas las calles, mientras que los policías y la guardia nacional estaban en los puentes.

Las autoridades provinciales impusieron un toque de queda en esta ciudad de tres millones de habitantes hasta hoy sin precisar la hora. Las calles estaban desiertas. Por otra parte, unos desconocidos obligaron igualmente a los comercios a bajar sus persianas metálicas en el centro de la ciudad, según la policía.

En tanto, el gobernador de la ciudad santa de Najaf, Adnan al Zorfi, informó ayer que seis policías iraquíes fueron secuestrados el martes por milicianos del líder chiíta radical Moqtada Al Sader.

«Nosotros advertimos que tomaremos todas las medidas contra esta milicia», dijo el gobernador sobre el Ejército Mehdi, de Al Sader, en una relación cambiante con el gobierno interino iraquí en las que se alternan treguas y combates.

Por otro lado, cuatro rehenes jordanos fueron liberados ayer por hombres armados encargados de la seguridad en Fallujah, al oeste de Bagdad, mientras que los captores de dos turcos anunciaron su liberación.

Uno de los rehenes jordanos, Ahmad Hassan Abu Jafaar, dijo que fue liberado junto a tres compatriotas, todos camioneros, por un grupo de hombres que allanó una casa en Fallujah, 80 kilómetros al oeste de Bagdad, sin disparar un tiro. Los jordanos fueron secuestrados el 27 de julio y amenazados de muerte por los llamados Escuadrones de la Muerte de la Resistencia Iraquí, para presionar a su compañía de transporte a que deje de colaborar con las fuerzas estadounidenses en Irak. El grupo de rescate fue enviado por un Consejo de Ancianos creado hace un mes para combatir la delincuencia y los secuestros en la ciudad sunnita de Fallujah, donde el gobierno interino iraquí tiene una mínima autoridad.

Por su parte, la cadena árabe Al Jazeera difundió ayer un video en el que el grupo del jordano Abu Musab Al Zarqaui, acusado de nexos con Al Qaeda, anunció la liberación de dos camioneros turcos porque la empresa para la que trabajan aceptó retirarse de Irak.

Denuncias y boicot en Guantánamo

NUEVA YORK (Télam-SNI).- Tres británicos recluidos durante más de dos años en la base de Estados Unidos en Guantánamo, Cuba, denunciaron haber sufrido «abusos y vejaciones sistemáticas», según un informe publicado ayer por el Centro de Derechos Constitucionales.

Shafiq Rasul, Asif Iqbal y Rhuhel Ahmed fueron detenidos en Afganistán y pasaron dos años en Guantánamo sin que se presentaran cargos en su contra, antes de ser liberados en marzo último. Conocidos como los «Tres de Tipton» por su ciudad de origen en Inglaterra, los hombres denunciaron que fueron golpeados en varias ocasiones, inmovilizados con grilletes, obligados a permanecer despiertos durante horas o en posturas dolorosas durante los interrogatorios e intimidados con perros.

«Uno de los soldados estadounidenses apuntó a la cabeza (de un detenido) con una pistola y le dijo que si se movía le dispararía», dijo a la BBC de Londres Michael Ratner, presidente del Centro para los Derechos Constitucionales.

Uno de los abogados de los tres ex prisioneros, Gareth Peirce, comentó a la emisora británica que «no hubo ningún método que no fuera usado para quebrantar su voluntad (de sus clientes) y hacerles confesar algo de lo que no son culpables».

Pero otros prisioneros de la «guerra contra el terrorismo» detenidos durante más de dos años en Guantánamo, están boicoteando las audiencias que podrían terminar en su liberación y uno de ellos juró «matar estadounidenses si es liberado, señaló una portavoz del Pentágono.

De seis detenidos, sólo dos – un argelino y un yemenita – eligieron presentarse ante el tribunal y testificar. Otros cuatro boicotearon las audiencias. El argelino juró «matar estadounidenses» si es liberado, señaló la misma fuente en la noche del martes.

Nota asociada: Tras el 11 de setiembre, EE. UU. evaluó atacar en América Latina  

Nota asociada: Tras el 11 de setiembre, EE. UU. evaluó atacar en América Latina  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Dura lucha callejera entre policías y rebeldes