Duras críticas al CPE alimentan la crisis en las escuelas de Roca

El supervisor de Nivel Medio, Daniel Vitullo, aseguró que la creación de la escuela agropecuaria fue "apresurada" y advirtió que "en Educación no se puede improvisar sino planificar".

Lo más visto



ROCA (AR).- El mal estado edilicio de varios establecimientos escolares de Roca no deja de generar polémica entre funcionarios, supervisores y docentes.

Ahora el supervisor de Nivel Medio, Daniel Vitullo, consideró que la creación de la escuela agropecuaria en la ex Emeta fue “apresurada” y que en la falta de planificación del Consejo Provincial de Educación está el origen de la mayoría de los problemas actuales del CEM 117.

Vitullo fue mencionado durante los últimos días cuando padres del secundario se quejaron por las falencias en el funcionamiento del colegio. Ante ello, expresó mediante un comunicado de prensa que “como supervisor escolar cumplí con todas y cada una de las acciones de mi competencia y sin alejarme de los marcos normativos”.

Agregó que “también quedó demostrado que las dos cuestiones fundamentales que debían garantizar las autoridades educativas del Consejo de Educación (CPE) -edificio y capacitación- o bien se cumplieron a destiempo o no se cumplieron”.

Sobre los problemas que aquejan a la agropecuaria, edilicios y de recursos humanos, Vitullo dijo: “El impacto negativo de los incumplimientos los sienten los alumnos y de ello no tengo dudas como tampoco las tengo respecto a las debilidades de la gestión institucional de este centro educativo”.

En tanto, afirmó que “la re

solución 4964/04 del CPE dispuso acciones de capacitación al personal que se desempeñaría en la escuela”, algo que “nunca se cumplió y era obligación del CPE, no de la Supervisión Escolar”.

Según el supervisor, “el año 2005 se debería haber utilizado para el acondicionamiento del edificio y la chacra, para la creación de los cargos y preparación de la capacitación docente (…) para a comienzos del 2006 iniciar las actividades escolares dentro de un marco lógico de normalidad”.

Así las cosas, Vitullo finalizó asegurando que “en educación no se puede improvisar. Se debe planificar”.

Sin embargo, las expresiones del responsable de la zona III de Nivel Medio no fueron las únicas críticas a las autoridades de Educación.

La directora del CEM 1, Marisa Alcaraz, respondió a las declaraciones del ministro de Educación, César Barbeito, quien atribuyó a los “actos vandálicos” de los propios alumnos el deterioro de los elementos de calefacción del establecimiento.

“Nosotros estamos seguros que los calefactores no estaban destruidos, sino que faltaban elementos, que en una escuela a la que asisten más de 1.100 alumnos por días en tres turnos, no se puede pedir que duren para siempre”, sostuvo Alcaraz.

La directora consideró que “el calificativo utilizado por el ministro, y la comparación con otros actos realmente vandálicos ofende a los alumnos que constantemente están realizando actividades solidarias para con el colegio, como la organización de rifas para la compra de materiales de educación física, o el reciente sembrado de los canteros de la vereda”.

Finalizó diciendo que “si en cinco horas arreglaron todo lo que estaba “destruido”, el daño no sería tan grave”.


Comentarios


Duras críticas al CPE alimentan la crisis en las escuelas de Roca