Duro diagnóstico sobre el financiamiento de la salud



Actualizado a las 20:13

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El superintendente de Salud de la Nación, Rubén Torres, dijo hoy en esta ciudad que la realidad del sistema sanitario está condicionada por los altos niveles de desigualdad social y aseguró que será imposible avanzar sin un “sinceramiento” que involucre a todos los sectores. También aseguró que -más allá de los bolsones de corrupción que pueda contener- el actual esquema de obras sociales no tiene viabilidad financiera “porque el 40% de los empleados formales son pobres”, de modo que sus aportes no alcanzan a cubrir el costo de las prestaciones básicas. El presidente de la Confederación Médica Argentina, Carlos Jáñez, no se privó de responderle. Dijo que el sostenimiento de un sistema eficaz de salud “es un tema de Rentas Generales” y también opinó que “si la superintendencia de Salud y el Consejo Federal de Salud tomaran todas las responsabilidades que le competen las cosas andarían mejor”. Se preguntó también por qué no puede haber subsidios directos para el sistema de salud si los números no cierran, “como los tiene el gasoil para los camioneros o como los recibe una empresa aérea que no llega a los mil empleados”. Ese fue el tono del intercambio que se pudo escuchar ayer durante la mesa de cierre en el VIII Congreso Argentino de Salud organizado aquí por la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas. La tensión siempre vigente entre el sistema público y los prestadores privados estuvo presente también a lo largo del debate, cuyo tema unificador fue “el financiamiento de la salud”.


Comentarios


Duro diagnóstico sobre el financiamiento de la salud