Duros tironeos políticos por plan de retiro de Irak

Demócratas piden iniciarlo en el 2008, mediante una ley. La Casa Blanca adelantó que vetará el proyecto.



#

La situación en Irak genera intensos debates políticos en Washington.

WASHINGTON (AFP / Télam ) - La Casa Blanca decidió aumentar las tropas en Irak y vetará un calendario del Congreso para el retiro de las tropas estadounidenses de ese país, anunciado ayer por la oposición demócrata, mayoritaria en ambas cámaras, reveló ayer un vocero presidencial.

Nancy Pelosi, líder demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes, explicó que la iniciativa de su sector se incluirá como una cláusula en la legislación sobre el presupuesto de 100.000 millones de dólares que Bush solicitó para financiar las campañas en Irak y Afganistán.

Pelosi añadió que es la primera vez que los demócratas fijan una fecha -el otoño (boreal) de 2008- para el regreso de las tropas en Irak y que el cronograma puede incluso ser acortado si el gobierno del primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, no cumple con las condiciones mínimas para fortalecer la seguridad en Irak.

Uno de los principales consejeros de George Bush, Dan Bartlett, dijo que "el gobierno se opondrá firmemente" al avance de esta iniciativa de los demócratas. "Al final, el presidente impondrá su veto a cualquier cosa que se parezca a lo que se describió hoy" en el Parlamento, dijo Bartlett a bordo del Air Force One, donde acompaña a Bush en su viaje a Brasil.

Si bien tienen en sus manos el control de la mayoría en ambas cámaras del parlamento -gracias a las elecciones de noviembre último, cuando los republicanos de Bush sufrieron una dura derrota atribuida la situación en Irak-, no será fácil para los demócratas hacer avanzar el calendario de retiro. El presidente Bush ya re

chazó en muchísimas oportunidades la idea de ponerle fecha a la retirada y hoy el New York Times aseguró, en base a fuentes militares, que la cúpula castrense en Irak no tiene intenciones de reducir el número de soldados.

A pesar de la oposición de la opinión pública estadounidense, el Pentágono decidió enviar aún más soldados a Irak. El secretario de Defensa Robert Gates anunció el miércoles que el comandante del contingente estadounidense en Irak, el general David Petraeus, pidió 2.200 policías militares suplementarios considerando que el número de detenidos en Bagdad probablemente aumente debido a los operativos de seguridad en la capital iraquí. El general Petraeus también pidió otros refuerzos, que al momento no han sido aprobados, agregó Gates. "No se trata de cifras elevadas". Estos efectivos suplementarios se sumarán a los 21.500 soldados que el presidente George W. Bush decidió enviar en enero a Irak como refuerzo y a los 2.400 soldados de apoyo ya aprobados, precisó Gates.

Poco después, los senadores demócratas también divulgaron un plan para retirar de Irak todas las tropas de combate de Estados Unidos a más tardar para fines de marzo de 2008, en un último intento por bloquear la estrategia de guerra del presidente George W. Bush. "La estrategia del presidente en Irak no funciona y el Congreso debe decidir si sigue esas políticas fracasadas o si cambia de curso", dijo el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

La resolución conjunta divulgada por Reid incluye una norma vinculante que exige que el presidente comience un retiro por etapas desde Irak dentro de 120 días, con el objetivo de completar la retirada de tropas de combate al 31 de marzo de 2008.

"Los días de obstrucción se han terminado", indicó el senador demócrata Chuck Schumer. Sin embargo, no está claro si los líderes demócratas conseguirían los votos suficientes para aprobar la medida en la Cámara, dado el rechazo de los republicanos y la división en sus propias filas.


Comentarios


Duros tironeos políticos por plan de retiro de Irak