Ecologistas argentinos prometen ‘seguir la lucha’

Los activistas de Greenpeace Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi regresaron al país y se reunieron con sus familias, tras dos meses de detención en Rusia. Exigen disculpas de Putin.



#

Los dos activistas fueron recibidos cálidamente por sus familiares y compañeros de Greenpeace.

BUENOS AIRES (DyN/ DPA) – Los activistas de Greenpeace Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi regresaron al país tras permanecer más de dos meses detenidos en Rusia por participar de una protesta contra la planta de Gazprom en el mar Ártico y fueron recibidos por familiares, amigos y ambientalistas. En sus primeras declaraciones, exigieron una disculpa formal del gobierno ruso y prometieron continuar su lucha contra la contaminación del Ártico. Los integrantes de la agrupación ecologista llegaron a Ezeiza pasadas las 9, en un vuelo procedente de París, luego de viajar desde San Petersburgo y definieron su experiencia como “muy difícil”. La estudiante Speziale y el padre de familia marplatense fueron detenidos por intentar subirse a una plataforma petrolera cuando el barco de Greenpeace se encontraba en la zona económica exclusiva rusa y recuperaron la libertad por la amnistía impulsada por el presidente Vladimir Putin por el 20 aniversario de la Constitución de Rusa. Tras conseguir la libertad, los ambientalistas regresaron a la Argentina en un vuelo de Air France, y fueron recibidos por familiares, amigos y activistas de Greenpeace. Entre abrazos y lágrimas, Pérez Orsi expresó, en declaraciones a la prensa, que “esta experiencia” reafirmaba “sus valores” pero reconoció que “fueron momento muy difíciles” los que les tocó atravesar durante estos meses de detención. “Uno pasa angustia, miedo, incertidumbre. Nos utilizaron de chivo expiatorio”, indicó el activista y agregó que “uno saca fortaleza frente a esta situación con el amor de la gente, los amigos y la familia”. Además, reconoció que “la embajada argentina estuvo todo el tiempo hasta el último día” con ellos y puntualizó que “inclusive el cónsul argentino” los “ayudó en el aeropuerto con los trámites del viaje”. Por su parte, Speziale coincidió con su compañero en definir esta experiencia como “difícil” e indicó que “esto no tendría que haber pasado” porque consideró que su arresto por ingresar al mar ruso “fue una injusticia”. En este sentido, explicó que lo único que querían los activistas de Greenpeace era “proteger el planeta” y afirmó que “el gobierno ruso nos debe una disculpa a todos por la acción que realizaron”. “Voy a seguir luchando por mis ideales. Lo peor que nos pasa es el daño psicológico que nos realizaron. El aislamiento es lo peor que le pueden hacer a una persona”, enfatizó Speziale. La Justicia rusa cerró el miércoles la acción judicial por presunta piratería y vandalismo contra los 30 integrantes de la organización ecologista. “La amnistía no es suficiente. Hay que seguir peleando. La batalla no ha terminado. Hemos firmado poderes a nuestros abogados para que continúen las gestiones necesarias con el fin de que obtengamos la inocencia absoluta”, dijo Pérez Orsi. Speziale, de 21 años, y Pérez Orsi, de 40, fueron acusados primero de piratería y luego de vandalismo y debieron cumplir prisión preventiva por más de dos meses, en cárceles de Múrmansk y San Petersburgo.


Comentarios


Ecologistas argentinos prometen ‘seguir la lucha’