Economía social: multiplican los canales de venta en Bariloche

“Lo que más reclaman son bocas de comercialización”, reconocen desde el municipio.Emprendedores y artesanos cuentan con varias opciones



#

Foto:archivo

FERIA

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Los emprendedores, artesanos y manualistas enrolados en el sector de la economía social se encaminan a consolidar su posición con nuevos espacios de venta y también con un grado de organización que ya les permitió desarrollar su propio plan de microcréditos.

A partir del viernes próximo la feria Ecosureños, de la que participan cuatro entidades de microemprendedores, funcionará todos los fines de semana de enero y febrero en la calle May del Centro Cívico.

Además, otros grupos se aseguraron algunos puntos de comercialización en recintos privados y la municipalidad pondrá a disposición el local de la calle Juramento a un grupo de trabajadoras que hacen confección y diseño textil.

Otras opciones serán el Paseo de las Picadas (de próxima apertura) y fiestas como el carnaval o el Curanto, en Colonia Suiza.

El subsecretario municipal de Economía Social, Sebastián Terrero, dijo que del Plan de Comercialización impulsado desde el área, participan actualmente unas 300 personas, que generan “autoempleo” individual o asociativo.

Calculó que de ese total alrededor de 70 lo tienen como principal ingreso de sus familias. El resto lo desarrolla como actividad complementaria.

Terrero dijo que el sector creció mucho en los últimos años gracias a los puntos fijos de venta. “Hay gente que no le gusta mucho verlos en la calle, pero es lo que el Estado puede aportar para fortalecer a esta gente. La idea es tener continuidad y en buena medida se logró, porque este año de los 365 días en 205 hubo puntos de venta y a veces más de uno”, señaló el funcionario.

Ecosureños está integrado a la Asociación de Micremprendimientos Bariloche, Productores Independientes Patagónicos, Bariloche Emprende, los Banquitos de la Buena Fe y emprendedores independientes.

Cada vez que montan sus puestos en una feria pagan el canon correspondiente y en Semana Santa o en invierno, cuando trabajaron en la globa, aportaron además para la calefacción, seguridad y otros gastos. De ese fondo resultó un ahorro de 30.000 pesos que la propia organización canalizó en la entrega de créditos a sus propios miembros.

Terrero dijo que los emprendedores valoran las propuestas de capacitación y la ayuda para agruparse o para habilitar sus productos, “pero lo que más reclaman son bocas de comercialización”. Dijo que se trata de un tema complejo, que exige probar lugares y encontrar variantes “porque no todos tienen un producto para el turismo”.

Refirió además que otra meta que se fijaron es lograr una ordenanza “que le otorgue un marco más estable a todo el tema de la economía social”.


Comentarios


Economía social: multiplican los canales de venta en Bariloche