Economistas plantean distintas salidas

Analistas de distinto signo



• Mario Blejer (ex presidente del Banco Central). Consideró que "el tema de los embargos es emblemático, no va a tener impacto en la economía argentina". No obstante, el ex funcionario advirtió que si bien "la oferta está bien, lo que veo es que se crean ciertas dificultades en las modalidades de negociación, que no están dando resultados".

• Claudio Loser (ex director del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional). Criticó a los "fondos buitres" para quienes "el costo de los abogados es parte del costo de obtener el resultado", y consideró que "van a hacer todo lo posible para ponerle presión al Estado argentino, aunque son una parte muy chica de los acreedores". En ese sentido, el ex funcionario del organismo internacional de crédito opinó que "la mayoría de los acreedores van a estar dispuestos a aceptar la propuesta argentina, aunque no sé si con estos números, que me parecen bajos".

• Rodolfo Terragno (dirigente de la UCR). Acusó al presidente Kirchner de carecer de una "estrategia" frente a los tenedores de bonos argentinos y aseguró que si bien el mandatario "tiene razón cuando dice que los inversores tuvieron ganancias exageradas", lo que "debilita su posición, es su actitud de político en campaña. Como está planteada la cosa vamo mal", advirtió Terragno, al confirmarse la inhibición de bienes en Estados Unidos y vaticinó que si Kirchner "sale a insultar" o a "mojar la oreja" de los bonistas, la "posición argentina" en torno de la deuda va a empeorar.

• Héctor Valle (director de FIDE). afirmó que "el Gobierno en este punto está en una situación en la que requiere la constitución de una alianza de todos los sectores en torno al tema de la deuda para transformar est cuestión en una causa nacional. Los pasos que está dando el Gobierno son los correctos, a partir de una lectura sobre la realidad de nuestro endeudamiento, la absoluta incompatibilidad de la deuda y nuestra capacidad de repago y el grado certeza de que un compromiso más alto podría complicar nuestra capacidad de recuperación económica".

• Miguel Peirano (economista de la Unión Industrial Argentina). Afirmó que "técnicamente es imposible apartarse de la propuesta argentina, porque flexibilizar la quita implica resignarse a transformar la situación social de fondo; por lo tanto la única manera de garantizar el crecimiento sostenido es no transferir más recursos al extranjero". Peirano consideró que "la posición del gobierno es correcta, no hay que apartarse de la propuesta que se realizó y no puede flexibilizarse el nivel de quita porque se estaría comprometiendo el crecimiento. Es evidente que existe una presión muy fuerte de los acreedores y de los economistas vinculados al endeudamiento de los '90 que están tratando de frenar el crecimiento de la economía y cambiar el plan económico para volver a instaurar la política de la década pasada", insistió.

• Eduardo Curia (economista). "La Argentina no puede hacer concesiones unilaterales en el proceso de reestructuración de la deuda y reclamó a los países del Grupo de los 7 (G7) la misma "buena fe" que ellos reclaman al Gobierno nacional. "El G7 tiene que equilibrar su posición respecto de los acreedores y hay que preguntarle a los países miembro qué pueden aportar para avanzar en la reestructuración porque acá somos todos culpables". El asesor del Ministerio de Planificación consideró que "partiendo de la propuesta inicial del Gobierno, que es válida como portadora de un núcleo duro filosófico que hay que sostener, hay que entrar en una fase virtuosa de afinar el lápiz pero eso requiere del concurso general".


Comentarios


Economistas plantean distintas salidas