Ecuador da el portazo ante el Banco Mundial



#

El presidente ecuatoriano da 'una preocupante señal de aislamiento

QUITO (AFP) – El gobierno socialista de Ecuador dio un sonoro portazo a los organismos extranjeros de crédito al expulsar al emisario del Banco Mundial (BM) en Quito, poco después dar por terminada la relación con el FMI, en una “preocupante señal de aislamiento” según analistas.

El presidente Rafael Correa declaró al brasileño Eduardo Somensatto “persona non grata”, -término diplomático equivalente a una expulsión-, saldando una vieja cuenta por el chantaje que según él sufrió en 2005 cuando era ministro de Economía, por la cancelación de un préstamo de cien millones de dólares.

Correa, quien desde la campaña presidencial descalificó como “burocracia indeseable” al BM y al Fondo Monetario Internacional (FMI), “decidió declarar al representante señor Somensatto, persona non grata, conforme a lo establecido en el artículo 9 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas (…)”, señaló la Cancillería en un comunicado. De acuerdo con fuentes diplomáticas, ello implica una “expulsión del delegado”, aunque no necesariamente la suspensión de las actividades del organismo en Quito.

La cancillería indicó que la decisión fue notificada al BM a través de una carta entregada el martes a la sedes del organismo en Washington y Quito.

Al momento del envío Somensatto se encontraba fuera de la capital ecuatoriana, según el comunicado. En Washington, la entidad se declaró dispuesta a “mantener el diálogo al más alto nivel” con el gobierno ecuatoriano, y sostuvo que “estudia las implicaciones de esta solicitud” de “retiro” de Somensatto. “Reiteramos la voluntad de la institución de mantener el diálogo al más alto nivel con las autoridades del país”, añadió. Antes de ajustar cuentas con el BM, Correa dio por terminada la relación con el FMI anunciando la cancelación de una deuda de 11,4 millones de dólares.


Comentarios


Ecuador da el portazo ante el Banco Mundial