Edersa y sus operarios siguen negociando



CIPOLLETTI (AC).- No hubo definiciones ayer en la audiencia de conciliación entre representantes de la distribuidora eléctrica Edersa y de la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLyF) y se pasó a cuarto intermedio, por última vez, hasta el miércoles de la semana entrante.

La FATLyF -en nombre de sus gremios adheridos, los Sindicatos de Luz y Fuerza de Río Negro y Neuquén, y de Punta Alta- está exigiendo un aumento de tarifa generalizado para los afiliados a estas seccionales, unos 250 en total, de 500 y 600 pesos per cápita según las categorías.

La gente de la FATCLyF volvió a advertir ayer que si no tiene respuestas positivas el miércoles comenzarán medidas de fuerza, empezando por un quite de colaboración el jueves 6 de abril, un paro de dos horas el viernes 7 y luego -sería el lunes 9- un paro de 24 horas, para llevar a cabo el martes una asamblea y a posteriori una reunión general de delegados en Viedma.

La audiencia sin resultados aún se llevó a cabo en la delegación local de la secretaría de Trabajo que dirige Mirta Román.

Estuvieron, por la FATLyF, Santiago Romañachi, junto con Antonio D'Angelo, del gremio en Río Negro y Neuquén, y Julio Aparicio de Punta Alta. Por Edersa lo hicieron su gerente general Norberto Bruno y el apoderado Alberto Llambí.


Comentarios


Edersa y sus operarios siguen negociando