EE. UU. afloja su resistencia a lograr futuro pactoclimático

Consensuaron en la ONU la "hoja de ruta de Bali". Comienza proceso de negociación arduo y difícil.



#

La ONU exigió a los países industrializados que reduzcan sus emisiones de gases contaminantes entre el 25 y el 40% para el 2020.

INDONESIA (AFP, DPA y AP) - Tras unas tensas negociaciones en las que Estados Unidos se quedó solo, la comunidad internacional lanzó en la Conferencia en Bali (Indonesia) un proceso de negociación en la lucha contra el cambio climático que debería culminar en el 2009.

Después de un agotador maratón nocturno y tensos enfrentamientos, los exhaustos delegados de los 190 países miembros de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) adoptaron por consenso la "hoja de ruta de Bali".

"El Secretario General celebra el resultado de la conferencia de Bali", afirmó Naciones Unidas. Horas antes, cuando las negociaciones estaban todavía estancadas, Ban Ki-moon había afirmado sentirse "decepcionado" por el curso de la negociación.

El secretario general ha hecho de la lucha contra el cambio climático una de sus prioridades.

Durante el pleno, la negociadora estadounidense Paula Dobriansky empezó por afirmar que Washington rechazaba la propuesta de acuerdo porque quería mayores compromisos por parte de los países en vías de desarrollo.

La declaración de Dobriansky fue recibida con abucheos en la sala. Varias delegaciones le respondieron con firmeza y sus aliados hasta ese momento, Canadá y Australia, se quedaron callados.

Ante la creciente presión internacional, Dobriansky dio un giro y acabó afirmando que su país estaba dispuesto a "continuar avanzando y sumarse al consenso".

Ban Ki-moon, que se había ido de Bali el miércoles, decidió regresar ayer para dirigirse al pleno. "De hecho, me presento ante ustedes sin entusiasmo. Francamente, estoy decepcionado por la falta de avances", afirmó, al tiempo que llamaba a los participantes a mostrar mayor flexibilidad para evitar el fracaso.

"Aprovechen el momento, este momento, por el bien de la Humanidad", afirmó. Maratónicas negociaciones durante la noche parecían haber dado resultados por la mañana cuando la Unión Europea accedió a hacer concesiones ante la negativa de Estados Unidos a incluir en el texto una mención, con cifras y fechas, a los compromisos de reducción de emisiones contaminantes de los países ricos.

Desde principios de semana, Estados Unidos y la Unión Europea se habían enfrentado en torno a la mención de un rango de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del 25-40%, respecto a los niveles de 1990, para los países industrializados antes del 2020. Según el texto final, la comunidad internacional sólo "reconoce que se deben efectuar severas reducciones de las emisiones mundiales".

Después, el acuerdo chocó con un nuevo escollo, cuando los países en vías de desarrollo, liderados por China e India, pidieron más avances en la transferencia de tecnología por parte de los países industrializados. Al final, gracias a la flexibilidad de unos y otros, la conferencia logró ponerse de acuerdo, in extremis, sobre un marco modesto e "insuficiente", según ecologistas y científicos, pero que permitió evitar el fracaso.

"Venimos de muy lejos y la esperanza es que Estados Unidos acabe adoptando una posición más ambiciosa en los próximos años", explicó a la AFP Jean Jouzel, miembro del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), organismo que recientemente recibió el premio Nobel de la Paz.

"El punto positivo es que deja un asiento en la mesa de negociación para el próximo" presidente estadounidense, consideró por su parte Hans Verolme, de la organización ecologista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Según el texto adoptado, el proceso de negociación internacional que debe desembocar en un acuerdo para reforzar la lucha contra el cambio climático a partir del 2012 debería comenzar, a más tardar, en marzo o abril del 2008. El Protocolo de Kioto expira en el 2012 .


Comentarios


EE. UU. afloja su resistencia a lograr futuro pactoclimático