EE. UU. duplicará fuerzas de seguridad en Irak

La creciente oposición que presentan las fuerzas de la resistencia llevó al administrador estadounidense Bremer a destinar una nueva partida de dinero para entrenar a otros 200.000 soldados y policías. Ayer murieron





BAGDAD Y WASHINGTON (Télam-SNI).- Dos soldados estadounidenses murieron y otros dos resultaron heridos hoy en Mossul por acciones de la resistencia, en tanto el administrador norteamericano en Irak, Paul Bremer, anunció que la nueva partida de dinero aprobada por el Congreso se destinará a entrenar unos 200.000 soldados y policías iraquíes a setiembre de 2004.

La muerte de los soldados ocurrió un día después de que, según fuentes citadas por la CNN, estallaron combates que duraron unas siete horas en las afueras de Bagdad, cuando las fuerzas de la coalición dispararon contra unos 1.000 manifestantes causando la muerte de 14 iraquíes.

Desde Washington, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, expresó en su habitual mensaje radial sabatino que se están acelerando los «esfuerzos para entrenar y desplegar un nuevo ejército iraquí y más fuerzas iraquíes de defensa civil».

Bush dijo que «algunos de los asesinos detrás de estos asaltos son personas leales al régimen de Saddam (Hussein) que buscan recuperar el poder y que resienten las nuevas libertades en Irak» y que «otros son extranjeros que viajaron para diseminar el miedo y el caos, y evitar la emergencia exitosa de una democracia en el corazón del Medio Oriente».

Durante una conferencia de prensa en Bagdad , la máxima autoridad de las fuerzas de ocupación en Irak afirmó que se duplicará el tamaño de las fuerzas de defensa para marzo de 2004 y se acelerará el entrenamiento de policías y soldados.

En lo que puede considerarse una señal de disenso con lo afirmado por Bush, Bremer en cambio admitió que las fuerzas de ocupación no cuentan con «indicaciones claras de que Saddam esté personalmente detrás» de los atentados.

Los ataques contra los ocupantes ocurrieron ayer en medio de una alerta generalizada ante una posibles escalada de acciones, durante la anunciada «jornada de la resistencia» en Bagdad.

La resistencia iraquí causó esta semana decenas de muertos con sus ataques con coches bomba, dirigidos contra estaciones de policía en Bagdad y Fallujah y los cuarteles generales de la Cruz Roja Internacional, entre otras acciones.

La situación de alerta lanzada por el consulado estadounidense, sumió a vastas zonas del país en una virtual parálisis, con el tránsito reducido al mínimo y la ausencia de niños en muchas escuelas.

La muerte de los dos soldados estadounidenses ocurrió en un ataque en la ciudad de Mossul, 370 kilómetros al norte de Irak, cuando una bomba explotó frente a una estación de policía al paso de un convoy militar norteamericano. «Dos soldados de la 101 división aerotransportada murieron y otros dos fueron heridos en un ataque con una bomba artesanal», dijo la división.

El viernes a la noche, estallaron combates que duraron unas siete horas en las afueras de Bagdad, según una fuente militar estadounidense. Los combates comenzaron cuando las fuerzas de la coalición acudieron a defender el consulado norteamericano en la capital. Unos 1.000 manifestantes con carteles de Saddam Hussein, lanzaron piedras contra una patrulla norteamericana, que reaccionó causando la muerte de 14 iraquíes.

UJA, Irak (AP) Las autoridades estadounidenses comenzaron una campaña para identificar a cada habitante, vivienda, y animal de este poblado en el que nación Saddam Hussein, al sospechar que funciona como una base de financiamiento y organización de los ataques contra las fuerzas de ocupación.

Para combatir las amenazas, soldados norteamericanos están restringiendo el acceso al pueblo y recogen información detallada sobre quiénes son sus habitantes y quién es el propietario de cada una de las casas, de manera que puedan ser identificados e investigados de manera inmediata los extraños.

El ejército estadounidense lanzó el operativo el jueves , mientras cientos de soldados norteamericanos y policías iraquíes acordonaban Ufa, poblado ubicado a unos 10 kilómetros al sur de Tikrit. Para los 3.500 pobladores de Uja -muchos de ellos allegados y parientes lejanos de Saddam – el operativo los sorprendió: todos los adultos recibieron órdenes de registrarse para recibir tarjetas de identidad que las autoridades estadounidenses dijeron les ayudarán a «controlar el acceso» hacia adentro y fuera del pueblo.

En los tiempos de Saddam, el dinero no faltaba en este poblado agrícola. Los problemas cotidianos eran resueltos de manera inmediata por el hijo más famoso del pueblo: Saddam.

«Ellos aman a Saddam aquí. Fue su pariente, les dio dinero, automóviles», expresó el doctor Sana'a al-Tamemii, traductor del ejército de Estados Unidos. Con la ocupación estadounidense, todo cambió. «Ahora los hombres están desempleados, temen a los soldados estadounidenses «, indicó.

Sin embargo, los hombres del pueblo hicieron fila ayer en las afueras de la comisaría y al mediodía 500 hombres ya habían recibido sus documentos y dejado sus huellas digitales.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
EE. UU. duplicará fuerzas de seguridad en Irak