EE. UU. propone duras condiciones para dar ayuda al desarrollo

Los países pobres deben desterrar la corrupción, dijo.

MONTERREY, México (Reuters).- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, propuso ayer estrictas condiciones para entregar ayuda a los países pobres, diciendo que deben desterrar la corrupción y el dispendio si desean obtener beneficios de la nueva voluntad global para otorgar asistencia.

En un discurso el día que concluye la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Financiación para el Desarrollo en la ciudad mexicana de Monterrey, Bush encabezó un llamado de las naciones ricas para que los países en desarrollo reciban más ayuda si ponen en marcha políticas sólidas y abren sus mercados.

"Debemos enlazar mayor ayuda a reformas políticas, legales y económicas", dijo el mandatario a más de 50 líderes mundiales reunidos en busca de nuevas estrategias para ayudar a los pobres a salir de la miseria, en momentos en que la atención global se ha enfocado en la lucha contra el terrorismo.

Promesas recientes de Washington y la Unión Europea, de una mayor ayuda para el mundo necesitado tras años de declives en el flujo de fondos para el desarrollo, han estimulado una nueva esperanza y han salvado del fracaso a la cumbre de Monterrey.

"Solamente hace unas semanas, esta cumbre estaba destinada a fracasar", dijo el presidente del gobierno español, José María Aznar. "Por lo tanto, tenemos razones para estar satisfechos". Las recompensas para los países pobres que pongan su casa en orden serán mayores y aquellos que se rezaguen en el combate a la corrupción y en manejar sus gobiernos en forma limpia y eficiente quedarán atrás, dijo Bush. Bush llegó a Monterrey para agradecer a los aliados claves en su guerra contra el terrorismo y a promover su plan de asistencia de tres años y 10.000 millones de dólares a los países pobres, de cara a las críticas de que Washington limita demasiado su ayuda externa.

Pese al fuerte aumento en la asistencia anunciado por Bush, Estados Unidos todavía permanece lejos de la Unión Europea y Japón en cuanto a cantidad destinada a la ayuda. La Unión Europea ha ido más lejos que Estados Unidos en cuanto a anunciar más dinero para los necesitados del mundo, prometiendo la semana pasada aumentar en 7.000 millones de dólares adicionales por año a partir del 2006. La Unión Europea ha prometido ayuda equivalente a 0,39% de su producto interno bruto desde el 0,33% actual.

Bush también hizo referencia a las críticas de las naciones en desarrollo a los países ricos de que se deben derribar las barreras comerciales, que según las naciones pobres están estrangulando sus oportunidades para alcanzar la prosperidad.

"Para ser serios en la lucha contra la pobreza, queremos ser serios sobre una expansión del comercio", dijo Bush y agregó que "el comercio acarrea expectativas de libertad".

La UE ha sido señalada por países pobres como la mayor culpable en impedir la entrada de importaciones de alimentos de bajo precio de las naciones en desarrollo, y apoyando a sus propios agricultores con miles de millones de dólares en subsidios para la exportación.

El presidente de la Comisión de la UE, Romano Prodi, reconoció que los subsidios tienen que reducirse. "Estamos trabajando para tener en el futuro una nueva política agrícola, que esté más en el interés de las naciones menos desarrolladas. Estamos bajando nuestros subsidios", dijo Prodi. El presidente de Francia, Jacques Chirac, se unió a las voces que pidieron más ayuda para sacar a las naciones pobres de la miseria económica, a la que consideró como "moralmente inaceptable, políticamente peligrosa y económicamente absurda". El mandatario pidió profundizar la aplicación de nuevos impuestos globales a las industrias contaminantes que fomentan el calentamiento global o a los flujos fronterizos de capital, una idea conocida como el "Impuesto Tobin", en homenaje a su autor, el fallecido premio Nobel de economía, James Tobin.

Cuba denuncia presiones

Monterrey (Télam-SNI).- La intempestiva salida de Fidel Castro de la Cumbre de Monterrey se debió a presiones que México recibió de Estados Unidos, denunció ayer el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, máximo representante de ese país en esta conferencia.

Pero el canciller mexicano, Jorge Castañeda, rechazó rumores sobre que México había sido presionado para que los presidentes Castro y George W. Bush no coincidieran en la reunión.

"Son falsas" las declaraciones de Castañeda, dijo Alarcón a un grupo de periodistas, a quienes aseguró que "personas muy autorizadas del gobierno de México nos comunicaron antes de la Conferencia las presiones de que eran objeto de parte del gobierno de Estados Unidos para que Cuba no participase en la Conferencia y para que específicamente no estuviera encabezada por el presidente Fidel Castro".

Al abandonar sorpresivamente la Cumbre, Castro no quiso dar a conocer las razones aunque atribuyó su retiro a "una situación especial creada por mi participación".

Más asistencia militar para Colombia

WASHINGTON (AFP).- El presidente George W. Bush pidió oficialmente al Congreso autorización para ayudar militarmente a Colombia contra las guerrillas izquierdistas, en el marco de la defensa de la democracia y las campañas de Estados Unidos contra el terrorismo y el narcotráfico.

Respondiendo a un pedido del presidente colombiano, Andrés Pastrana, con quien se reunirá este sábado en Lima, Bush pidió al Congreso que autorice a usar toda la ayuda militar entregada o por entregar a Colombia "en una campaña unificada contra el narcotráfico, (las) actividades terroristas y otras amenazas a su seguridad nacional", dijeron fuentes legislativas ayer

La propuesta fue enviada cuando Bush comenzó su gira de cuatro días por América Latina, en el curso de la cual discutirá los problemas de terrorismo y seguridad en la región de los Andes con los presidentes de Perú, Colombia y Bolivia, y el vicepresidente de Ecuador.

La asistencia militar a Colombia, que incluye más de 70 helicópteros ya entregados, fue originalmente aprobada por el poder legislativo en el año 2000 con la condición de que fuera usada únicamente en operaciones antinarcóticos.

Sin embargo, la reticencia del Congreso a intervenir en el conflicto civil colombiano se evaporó con el fracaso de los esfuerzos de Pastrana por negociar la paz con las guerrillas, y a principios de mes la Cámara de Representantes aprobó, sin oposición, una resolución bipartidista en la que insta a Bush a proponer ayuda militar "para ayudar a Colombia a defender su democracia".

El pedido fue incluído en un "suplemento presupuestario de emergencia" enviado al Congreso la noche del jueves, por un total de 27.100 millones de dólares para la campaña global contra el terrorismo y el fortalecimiento de la seguridad interior en Estados Unidos.


Comentarios


EE. UU. propone duras condiciones para dar ayuda al desarrollo