EE. UU. ve “problemas” en informe iraquí

El secretario de Estado, Collin Powell, se mostró ayer escéptico sobre la posibilidad de que su país acepte la versión iraquí sobre sus presuntos arsenales, aunque dijo que esperará para dar a conocer una opinión final. Esta declaración aumenta las posibilidades de un ataque estadounidense a Bagdad. Nuevas inspecciones.



BAGDAD (AFP) – El dossier de Irak sobre sus armas de destrucción masiva, presentado a Naciones Unidas, tiene “problemas”, dijo ayer el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell.

Esta es la reacción pública estadounidense de más alto rango respecto al informe de 12.000 páginas recibido el pasado 8 de diciembre por el jefe de los inspectores de Naciones Unidas, Hans Blix, en la sede de la ONU en Nueva York. Estados Unidos consideró ayer que la reciente declaración de Irak sobre su arsenal era su “última oportunidad” para cumplir con sus obligaciones, mientras los expertos en desarme inspeccionaban seis lugares sospechosos y Bagdad reconocía que la ONU se interesa por los científicos nucleares.

Powell dijo que los primeros análisis hechos por Estados Unidos a la declaración de armamento presentada por Irak impulsan al “escepticismo” sobre las intenciones Bagdad.

“Las informaciones que hemos recibido hasta el momento muestran que nuestro escepticismo estaba bien fundado”, dijo Powell a periodistas. Igualmente señaló que “hay problemas en la declaración” de 12.000 páginas presentada por Irak, pero señaló que Estados Unidos espera tener un análisis completo para dar un concepto definitivo.

En Londres, la oposición iraquí intentaba a duras penas llegar a un acuerdo sobre el futuro del país tras un supuesto derrocamiento del presidente iraquí Saddam Hussein. (ver aparte)

“Ahora que Irak coopera, hacemos progresos”, resumió el domingo el director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Mohamed ElBaradei. “Creo que Irak puede evitar la guerra manteniendo la cooperación y dándonos información suficiente y auténtica sobre su potencial militar”, añadió. Pero Washington y Londres ponen en entredicho las informaciones incluidas en la declaración de 12.000 páginas que Bagdad entregó el pasado 7 de diciembre.

“Estaba perfectamente claro, según la voluntad de las Naciones Unidas, que era la última oportunidad de Irak de informar al mundo de la manera más completa posible sobre las armas de destrucción masiva que posee”, declaró el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer.

De momento, sólo los cinco miembros permanentes del Consejo de seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia) conocen el contenido de la declaración. Una versión resumida del documento tenía que ser distribuida entre los diez miembros no permanentes del Consejo de Seguridad. Pero fue retrasada porque Gran Bretaña y China todavía no presentaron sus propuestas de cortes que pretenden realizar en el documento completo para asegurarse de que no viola los tratados internacionales sobre no proliferación de armas de destrucción masiva..

Oposición dividida

Los grupos de la oposición iraquí en el exilio reunidos en Londres no pudieron llegar ayer a un acuerdo sobre el reparto de escaños en un comité coordinador que represente sus posiciones, por lo que seguirán sus conversaciones hasta el martes.

“Es muy complejo integrar a todos los grupos de Irak en este comité”, aseguró Hoshiar Sibari, portavoz del Partido Democrático del Kurdistán. Los nombres de los 50 miembros del comité coordinador serán divulgados hoy. Los 350 representantes de la oposición iraquí reunidos desde el sábado en Londres discuten desde ese día acerca de la composición de ese órgano, que por algunos es considerado antecesor a un gobierno de transición tras el régimen de Saddam Hussein. Los miembros de la conferencia quieren también aprobar una resolución conjunta sobre la democratización de Irak tras la caída de Saddam Hussein, en caso del éxito de una acción bélica internacional contra el presidente iraquí.


Comentarios


EE. UU. ve "problemas" en informe iraquí