EE.UU. vuelve a activar la máquina de hacer dinero

La Reserva Federal anunció hoy un agresivo programa de estímulo con el objetivo de mejorar el crecimiento y el consumo y reducir el desempleo. “La normalidad” está muy lejos, admiten. Preocupa la desocupación creciente.



#

Ben Bernanke, en la rueda de prensa posterior al anuncio, insistió en que este programa no es la panacea. Pero deja claro a los mercados que se irá modulando a la marcha de la economía. Foto AP

CRISIS ECONÓMICA

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos aprobó la compra indeterminada de deuda hipotecaria por un valor de 40.000 millones de dólares (31.000 millones de euros) por mes y comunicó que mantendrá las tasas de interés entre el 0,00 y 0,25 por ciento hasta mediados de 2015.

Anteriormente, 2014 había sido la fecha límite para terminar con los bajos tipos de interés.

El Comité de Mercado Abierto de la Fed, que controla las tasas de interés, dijo que las medidas “deben reducir la presión sobre las tasas de interés a largo plazo, apoyar los mercados hipotecarios y ayudar a que las condiciones financieras más amplias sean más satisfactorias”.

El organismo justificó sus acciones diciendo que “sin una política de acomodación, el crecimiento económico podría no ser suficientemente fuerte para generar una mejora sostenida en las condiciones del mercado laboral”.

El desempleo en Estados Unidos no bajó del ocho por ciento desde 2009, por lo que 12 millones de personas están sin trabajo. Otros 11 millones están trabajando menos horas o con una paga menor a la deseada. Los precios de las viviendas nunca se recuperaron de su caída post-recesión.

Es la tercera vez desde la crisis financiera de 2008 que la Fed anuncia la compra de valores hipotecarios, sin embargo es la primera ocasión en que no pone plazos a la medida.

El comunicado indicó que se seguirán comprando títulos y aplicando medidas expansivas “en caso de que las perspectivas sobre el mercado de trabajo no mejoren sustancialmente”.

Los mercados financieros reaccionaron con fuertes incrementos. Especialmente sorprendió la Fed con su declaración de que continuará con su política monetaria expansiva aún en caso de que haya una mejora en la coyuntura.

El titular de Fed, Ben Bernanke, expresó en más de una ocasión su insatisfacción por la lenta recuperación de la economía estadounidense, más aún luego de que el viernes se diera a conocer que la cifra de desempleo se ubica en el 8,1 por ciento.

La Fed ya había realizado fuertes inyecciones de dinero en la economía en diciembre de 2007 y junio de 2009 debido a la recesión. Asimismo, a fines de 2008 comenzó con la compra de títulos públicos de largo plazo y papeles de hipotecas por un monto superior a los 1,7 billones de dólares. Y en noviembre pasado comenzó con una segunda ronda de compras para inyectar liquidez por 600.000 millones de dólares.

La Fed continúa además hasta fin de años con la llamada “Operation Twist”. La medida para estimular la economía consiste en el recambio de títulos de próximo vencimiento por otros de largo plazo para presionar a la baja las tasas de interés a largo plazo.

Por otra parte, la Fed rebajó hoy sus estimaciones de crecimiento para 2012, pero las elevó para 2013.

La Reserva Federal indicó que la expansión económica prevista para 2012 se ubica entre el 1,7 y 2 por ciento, mientras que en junio las expectativas se ubicaban entre el 1,9 y el 2,4 por ciento.

En cambio, los pronósticos de crecimiento en 2013 se encuentran entre el 2,5 y el 3 por ciento, por encima de las estimaciones previas entre el 2,2 y 2,8 por ciento.

Asimismo, la economía estadounidense creció a una tasa anual del 1,7 por ciento en el segundo trimestre, de acuerdo con las estadísticos del gobierno. (DPA)


Comentarios


EE.UU. vuelve a activar la máquina de hacer dinero