Caparazón que protege

Sofisticada en la idea, simple en la realidad. Así se presenta esta casa del roquense Arecio Abad y su colega Marcelo Marín construida en Chile.

15 may 2011 - 00:00

Los creadores de la vivienda de temporada, los arquitectos Arecio Abad y Marcelo Marín Vallarino, admiten que la casa que ambos proyectaron en Llallalca, X Región de Chile, tiene dimensiones modestas: algo menos de 70 m2 cubiertos. Está compuesta por living, comedor y cocina integrados, que se desarrollan en la mitad de superficie construida; completándose la otra mitad con un dormitorio para el matrimonio, un dormitorio de niños o visitas, baño y zona de guardado. La casa está ubicada frente al volcán Choshuenco, con vista hacia el valle que deja asomar al lago Panguipulli como un destello lejano. La obra pretende establecer un diálogo entre una arquitectura sencilla y su entorno, estableciendo una relación entre el hombre en su forma de habitar en fin de semana y la naturaleza. El volcán genera inevitablemente la necesidad de crear un espacio íntimamente ligado a su atracción escénica; el valle y resplandor del agua del lago, invita a abrirse hacia su horizonte cercano y lejano. La ubicación y emplazamiento del volumen construido permitió sumar superficie cubierta con el simple hecho de separarse del suelo en un corte de terreno que existía en el lugar. Es allí donde la lógica proyectual utilizada en esta casa se acomoda al territorio. Si bien la casa consta de un área edificable que podríamos denominar como volumen sólido, también es relevante la piel exterior de la caja que funciona como seguridad y, a su vez, como caparazón perforado generando un espacio intermedio de luz. La estrategia implica que tanto en su condición de casa cerrada como de casa abierta tuviese siempre luz natural interior. La terraza contenida en voladizo, con la misma proporción del estar interior, permite direccionar con mayor fuerza la vista horizontal del paisaje en la relación de vista vertical hacia el volcán. Por ello, la terraza lateral tiene una vista de 360º fuera del espacio habitable, flotando sobre el ondulante terreno natural. Constructivamente se posa sobre una primera base estructural de pilares de rollizos en madera nativa impregnada insertos en dados de hormigón en obra, ntegrándose a una trama horizontal que genera el nivel de piso de la casa. Es así como se constituye la “mesa” en la que se posará la única “caja” construida en madera que delimita el espacio exterior del interior. Dicha decisión en la ejecución de la estructura posibilita que la altura interior de la casa no se vea interrumpida por ningún elemento que corte las carpinterías de piso a cielorraso, dejando sin obstrucciones las vistas al paisaje. “La premisa y encargo era armar un espacio habitable en conexión con el volcán y el valle del lago. En consecuencia, la casa y todos sus ambientes se arman en virtud de esas visuales y el terreno ondulante con el que contábamos”, comenta el roquense Arecio, quien ya lleva varios años como académico y profesional de la arquitectura en Chile.

¿Qué les gustó como resultado de esta obra? “Lograr satisfacer las necesidades de nuestros clientes y sentir como esta pequeña casa tiene una mayor presencia en el paisaje”, cuenta Marcelo, por su parte. “Para nosotros era importante la economía y racionalización de materiales y mano de obra; sobre todo por ser un lugar de difícil accesibilidad”, comentan los clientes sobre el trabajo profesional. “El arquitecto Marcelo Marín fue ex alumno mío en la Universidad Autónoma de Chile y actualmente es Profesor Ayudante de una de las asignaturas (Taller de Diseño I) que imparto como Profesor Titular. Fui su profesor guía en el proceso de titulación con el que salen a la vida profesional; su temática fue “Habitar en Neruda, su última morada”. De alguna manera esta relación de profesor guía - alumno / profesor titular -profesor ayudante / colega “senior” - colega “junior” fue riquísima y fundante para concretar esta obra que construyó la empresa AyA. Para ambos, esta obra fue como plantearnos un ejercicio similar a los que trasladamos a nuestros alumnos, con croquis y todo; por ello, esta construcción tiene un plus para nosotros”, comenta Arecio en la despedida, con total satisfacción. CONTACTO: arecioabad@hotmail.com

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.