El 70% de los atendidos en el hospital fue por intoxicación alcohólica

Pese a la ordenanza que lo prohíbe, el municipio neuquino sigue detectando locales nocturnos que expenden bebidas a menores. Preocupa una nueva tendencia que escapa a los controles: los chicos cargan bebidas en una conservadora y toman antes de entrar en el boliche.

NEUQUEN (AN).- El 70% de los pacientes que ingresaron a la guardia del hospital Castro Rendón para Navidad y Año Nuevo, lo hizo por intoxicaciones alcohólicas. Algunos apenas superaban los 15 años de edad. El dato plantea interrogantes acerca del cumplimiento de las ordenanzas que imposibilitan la venta a menores. De hecho, el municipio informó que se sigue infraccionando a propietarios de locales nocturnos y almacenes que expenden las bebidas. El panorama durante el fin de año en la guardia del Castro Rendón no fue muy diferente al de cualquier fin de semana.

El doctor Manuel Rivera atendió en Navidad a varios de los jóvenes que entraron alcoholizados al centro de salud de mayor complejidad de la provincia. Informó que «el 70% de los pacientes atendidos con este cuadro tenían entre 15 y 25 años de edad». La mayoría llegó a la guardia auxiliado por un amigo o familiar. Y en otros casos fueron efectivos policiales quienes los encontraron desvanecidos en la vía pública y posteriormente los ingresaron al nosocomio.

Esta vez no hubo casos de gravedad extrema. Pero se trata de un fenómeno cuya continuidad parece prolongarse a pesar de las actas de infracción en los boliches, luego de que en el contexto de una investigación de «Río Negro» en junio pasado, el doctor Esteban Bonorino, del servicio de Adicciones del Castro Rendón, informara que desde 2002 los ingresos por este motivo se multiplicaron por cinco. «Es altísima la proporción de jóvenes que entraron alcoholizados. Del total de ingresos, cerca del 70%», dijo ayer Rivera, en diálogo con este diario.

Desde el municipio, el director de Comercio e Industria, Fabricio Torrealday, dijo que no alcanza sólo con los controles dentro de los locales nocturnos. «Seguimos labrando multas, el problema sigue existiendo, pero en menor medida dentro de las confiterías bailables. Los chicos entran borrachos», manifestó.

En ese sentido, aseguró, «seguimos labrando actas y multas a comerciantes que le venden alcohol a menores». Pero sostuvo que «por más que habilitemos todas las instancias de contralor, de nada sirve si no hay una toma de conciencia de los padres y de otros adultos que suministran las bebidas».

«Vemos a chicos que cargan una conservadora en los vehículos y se emborrachan antes de entrar a los boliches», afirmó. En este escenario, dijo, «los inspectores municipales no pueden hacer nada, ya que no tienen competencia para ingresar a los automóviles y requisarlos. Es facultad de la policía», añadió.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora