El abrazo de Menem por la paz



El presidente Carlos Menem participó de la canonización de San Héctor, el primer santo argentino, y al término de la misa ofrecida por el Papa Juan Pablo II se abrazó con el vicepresidente Carlos Ruckauf, encuentro en el que ambos se dieron la paz.

Menem llegó a las 8.45 hora italiana a la basílica de San Pedro, donde se realizó la ceremonia de santificación de Héctor Valdivielso Sáez, junto a su hija Zulemita, e ingresó al templo por el "Ingresso Santa Marta", una puerta lateral destinada a los gobernantes e invitados especiales de la Santa Sede.

Vestido con smoking y cargando las medallas y distinciones acumuladas a lo largo de sus diez años de gobierno -tal como lo reclamaba el protocolo-, el jefe del Estado se ubicó en la primera fila para seguir de cerca la canonización de Valdivielso y otros once nuevos santos de la Iglesia Católica.

Zulemita, en tanto, llevaba un vestido largo de color negro y una mantilla que le cubría la cabeza, como lo indican las normas para este tipo de eventos.

Además de Menem, su hija y Ruckauf, participó del acontecimiento una importante comitiva: los ministros de Defensa, Jorge Domínguez, de Educación, Manuel García Solá, de Salud, Alberto Mazza, el secretario general de la presidencia, Alberto Kohan, y los embajadores ante la Santa Sede, Esteban Caselli, y ante la república italiana, Félix Borgonovo.

También concurrieron el nuncio apostólico Ubaldo Calabrese, el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Carlos Zabala, los titulares del Ejército, teniente general Martín Balza, de la Marina, almirante Carlos Marrón, y la aeronáutica, brigadier Rubén Montenegro, el diputado César Arias y el hermano del jefe del Estado, Munir Menem, entre otras autoridades.

Menem emprenderá hoy ' una agenda cargada de encuentros, que comenzará a las 8 con una misa de acción de gracias que celebrará el secretario del Estado Vaticano, Angelo Sodano, en la Capilla Paulina.

A su término, y sin salir de la Santa Sede, el primer mandatario participará de un acto en el que se conmemorara la firma de un tratado de paz con Chile de 1984.

Siempre en el Vaticano, Menem pasará al Patio de San Damaso, desde donde accederá al despacho del Papa para mantener su sexta entrevista desde que asumió la presidencia en 1989, y la tercera desde 1997.

Tras su entrevista con Su Santidad, el jefe del Estado se reunirá con Sodano y, al mediodía, ambos se trasladaran a la embajada argentina ante el Vaticano, el palacio Patrizi, para almorzar y descubrir un busto de Héctor Valdivielso Sáez, el primer santo argentino canonizado ayer.

Por la tarde, luego de un breve descanso en su suite del Excelsior, Menem ofrecerá una conferencia de prensa por espacio de una hora. (DyN)


Comentarios


El abrazo de Menem por la paz